Rescatan en Río Gallegos a mujer que sufrió golpes e intento de explotación sexual

1600378370

En un trabajo coordinado y llevado adelante por la Fiscalía Federal de Río Gallegos, a cargo del fiscal Federal subrogante Julio Zárate, con la asistencia de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX), en conjunto con la División Trata de Personas de la Policía de Santa Cruz, se logró rescatar en la capital santacruceña una víctima por “trata de personas” con fines de explotación sexual y se la regresó a Rosario, en la provincia de Santa Fe.
El hecho comenzó el año pasado cuando la víctima, de unos 35 años, oriunda de la ciudad de Rosario, había conocido por la red social Facebook a un hombre de Río Gallegos, con quien tuvo conversaciones y una relación de amorosa de forma virtual, hasta que en enero de este año, él, fue a buscarla para convivir como una familia en la ciudad capital.
Una vez instalados en Río Gallegos, el sujeto comenzó a golpearla y a tener otros comportamientos violentos hacia la mujer. En un primer momento, le sustrajo los dos anillos de oro que poseía la víctima, diciéndole que era para “pagar” el viaje que habían realizado, hasta que después comenzó a amenazarla constantemente, diciéndole que la iba a explotar sexualmente para conseguir dinero.

Las agresiones y los tormentos se sucedieron y además la amenazó de muerte ante la idea de la mujer de volver a su ciudad de origen. Además, el agresor decidió retenerle el documento nacional de identidad y no dejarla salir de la casa para que no pudiese regresar a Santa Fe.
La investigación y los resultados:
El rescate de la víctima comenzó a partir de la denuncia realizada por la madre el 7 de agosto ante el Centro Territorial de Denuncias de Rosario de la provincia de Santa Fe, en la que manifestó que su hija le comunicaba por celular que su marido la maltrataba, la golpeaba y hasta que quería que se “prostituya para que coma”.

La intervención de la fiscalía Federal, a cargo del Dr. Julio Zárate, comenzó cuando el Ministerio Público de la Acusación de Rosario le comunicó lo ocurrido y se constató que lo sucedido correspondía a un delito Federal. A partir de ese momento, se ordenó a la División de Prevención y Lucha Contra la Trata de Personas de la Policía de Santa Cruz el inicio de tareas de investigación, tendientes a corroborar si la víctima estaba en el domicilio en contra de su voluntad y siendo explotada sexualmente por parte del denunciado.
Las tareas investigativas se aceleraron al punto de que la mujer logró ser rescatada el mismo día que se recibió la denuncia. Al ser entrevistada de forma personal y privada con personal especializado, la mujer narró los tormentos que el denunciado le estaba cometiendo y su intención de no volver al domicilio. Frente a ese escenario, la fiscalía le dio intervención a la PROTEX para asistirla y facilitar su traslado.Al otro día, se ordenó un allanamiento en la vivienda ubicada en el Bº Fátima, sobre calle Vélez Sársfield al 800, para tratar de recuperar el DNI de la víctima.
De acuerdo con la información que tuvo acceso Santa Cruz en el Mundo a los dos días del allanamiento se solicitó la detención de un individuo, quien pertenecería a la comunidad gitana.
El traslado a Rosario
La procuraduría especializada trabajó por un lado con la Dirección de Investigación de Trata del Ministerio de Seguridad para posibilitar el traslado interjurisdiccional, a causa de las restricciones que suceden en el contexto de pandemia, que dificulta la circulación entre provincias, y que obstaculiza a las víctimas de trata a la hora de retornar con sus familias.
Por otro lado, el poder judicial acudió al Programa Nacional de Rescate, para que la víctima tenga asistencia y acompañamiento una vez llegada a su provincia, donde pueda realizar por única vez, su testimonio y evitar así producir la revictimización”.
Además, hubo un agregado al procedimiento llevado a cabo, en virtud que la víctima presentaba síntomas gripales y finalmente fue diagnosticada de coronavirus. Por ello la Fiscalía a cargo del Dr. Zárate, en coordinación con la Subsecretaria de la Mujer de Santa Cruz, a través del Ministerio de Desarrollo Social provincial y el equipo técnico, garantizó la asistencia médica a la víctima, el alojamiento y la alimentación necesaria para cumplir con el período de aislamiento social correspondiente, para luego poder retornar a Rosario.
Por otra parte, durante ese tiempo se le brindó seguridad, tarea que estuvo a cargo de la División de Prevención y Lucha Contra la Trata de Personas de la Policía de Santa Cruz.
Es menester indicar que el implicado quedó aislado sin síntomas, permaneciendo detenido en su domicilio por orden de la Justicia.

Fuente: Santa Cruz en el Mundo