“Motochorros” asaltaron a distribuidor y se llevaron unos 20 mil pesos

“Motochorros” asaltaron a distribuidor

El atraco se registró en la tarde del viernes, cuando un empleado de la distribuidora “LOA” de Comodoro Rivadavia fue sorprendido frente al “Multirrubro Lu’Jos”. Dos sujetos lo apuntaron con armas de fuego, y le sustrajeron la recaudación y las llaves del vehículo con el cual distribuye mercadería. No resultó lesionado.

Un distribuidor de mercadería fue víctima de un veloz asalto cometido por “motochorros”. El atraco se registró en la tarde del viernes, cerca de las 19:20 horas, cuando un empleado de la distribuidora “LOA” fue sorprendido frente al “Multirrubro Lu’Jos”, ubicado entre La Rioja y Santa Cruz en la ciudad de Caleta Olivia.
Se conoció que dos sujetos en una motocicleta ingresaron contramano por la calle La Rioja, y apuntaron con dos armas de fuego a un distribuidor de mercadería de una empresa de Comodoro Rivadavia, quien justo en ese instante estaba bajando de su vehículo.
El hecho sucedió de manera repentina y sorprendió al conductor que se estacionaba frente al comercio del barrio Parque. En menos de veinte segundos los maleantes se llevaron la campera del distribuidor, que contenía parte de la recaudación del día (cerca de 20 mil pesos), y también las llaves de la camioneta comercial, consignó el portal de noticias La Vanguardia del Sur.
Precisamente, el damnificado contó luego a los policías que dos jóvenes le apuntaron con pistolas a la cabeza, lo amenazaron y lo aprisionaron con la puerta de la misma camioneta, para inmovilizarlo e intimarlo a que entregue dinero y las llaves de la trafic marca Iveco. El comerciante no opuso resistencia, y luego de obtener el botín, los asaltantes huyeron velozmente en una motocicleta que sería similar a una “Scooter”, de color azul.
Inmediatamente, el distribuidor ingresó al “minimarket” y le contó al dueño del mismo que había sido asaltado. Desde allí se llamó a la Policía de la Comisaría Cuarta, donde se radicó la denuncia, y se iniciaron las tareas investigativas. El hombre no resultó lesionado.

Encapuchados le robaron casi medio millón
Otro atraco fue perpetrado cuando el camionero llegaba desde Santa Cruz a su base del barrio Industrial en la ciudad de Comodoro Rivadavia. Dos sujetos encapuchados y con un arma de fuego lo intimidaron, para luego atarlo de pies y manos con un precinto. Luego se alzaron con dinero en efectivo y cheques por medio millón de pesos. Uno de los asaltantes actuó, incluso, con guantes de látex, según precisó el damnificado. Intervino en el caso personal policial de la Comisaría Tercera y trabaja también la Brigada de Investigaciones.
Cerca de las dos de la mañana del domingo 1º de enero, personal policial intervino en un robo con arma de fuego a un camionero que arribaba al Mercado de la Costa, sito en el barrio Industrial.
Según denunció el conductor de apellido Larzabal, empleado del comercio mayorista local, los miércoles viaja a repartir mercadería a las localidades de Las Heras, Perito Moreno y Los Antiguos, por lo que regresa los domingos a Comodoro Rivadavia.
Cuando arribó a la ciudad chubutense y se encontraba en el portón de ingreso del supermercado mayorista, ubicado en Luis Gallino 245, desenganchando el acoplado del camión marca Scania, dos sujetos con sus rostros cubiertos y vistiendo ropa oscura lo sorprendieron y, tras amedrentarlo con un arma tipo revólver, lo ataron de pies y manos con precintos plásticos.
Uno de los ladrones incluso utilizaba guantes de látex, según pudo precisar la víctima, siendo además quien portaba el arma con la que cometieron el hecho.
Posteriormente uno de los sujetos subió al camión y de una caja común sustrajo una suma de entre 450 mil y 500 mil pesos, parte en dinero en efectivo y la restante en cheques, según precisaron fuentes policiales.
Es así que se están analizando cámaras de seguridad de zonas aledañas y se busca dar con testimonios que permitan conocer más detalles acerca del cuantioso robo, mientras una de las líneas de investigación apunta a la posible existencia de un entregador que conocía los movimientos del camionero dentro del comercio en cuestión, y justamente aprovechó la calma, a raíz de las fiestas de fin de año, para cometer el ilícito.

(Fuente: La Opinión Austral.)