Hay pocas escuelas de Santa Cruz que dan clases casi con normalidad

alumnos

La directora de un colegio de Cañadón Seco, dice que los docentes lograron un acuerdo para no perjudicar a los niños, algo que no pueden hacer en Caleta Olivia, ciudad de donde provienen.

En Cañadón sí dictan clases y la Escuela ya no tiene más vacantes, y muchos padres de Caleta, al enterarse que la Escuela 23 sí tiene actividad, cambiaron a sus hijos allá.

Josefa Calil, directora de la Escuela Primaria 23 dijo que por el prolongado conflicto educativo muchos padres de Caleta mandan a sus hijos a Cañadón Seco.

“Es muy difícil para nosotros estar acá, y para nuestros compañeros. Si bien estamos a 17 kilómetros de Caleta formamos parte de ella. Nuestros colegas de Caleta están con una lucha pero que, perdónenme, es radical, y acá, dentro de todo, se está dictando clases”, expresó a La Vanguardia del Sur.

Si bien admitió que no se dictan los cinco días a la semana, por lo menos los docentes cumplen con la mayor cantidad de días. “Digamos que tenemos una constancia de tres días de actividad por dos días de paro. Y también los docentes asisten con actividades a los niños”, dijo.

Al preguntarle cómo se hizo para que los docentes puedan dictar clases, acatando sólo parcialmente el prolongado paro que decreta ADOSAC, dijo que “unificamos criterios. Es una escuela de primero a séptimo. Trabajamos en dos turnos. Hay mucha comunicación entre los docentes, y con uno. Y entonces, es una forma de no dejar a nadie sin clases. Y los chicos están teniendo clases. Es más, tuvimos un incremento de matrícula muy importante. Ya no tenemos espacios”.

“Indudablemente no es fácil todo esto. Hace 27 años que voy y vengo de Caleta. Ahora tenemos 142 niños. Y recibimos a unos hermanos mellizos en primer grado ayer”, contó, para ejemplificar.

Es que algunos docentes, que la mayoría son de Caleta Olivia, creen que es muy difícil no acatar el método de protesta impuesto por el gremio ADOSAC; pero en Cañadón Seco, se han logrado poner de acuerdo para no perjudicar tanto a los niños.

“Sí. Es más difícil en Caleta, en cambio acá se logra cierto equilibrio. Mucha conversación y acuerdos pero no es fácil”, dijo la directora.

“El señor de ATE me visitó el viernes y le dije que todo no es ir al choque. Hay que hablar. Acá hay personal auxiliar de ATE. A veces se incorporan al paro, en el sector del secundario está la delegada. Pero con respeto y diálogo y saber cuándo son los objetivos se puede lograr”, reiteró la directora.

Por último lamentó que por el conflicto educativo, la situación de los chicos en toda la Provincia se haya profundizado. “Esto no tiene vuelta”, manifestó la docente, con amargura.

(Fuente: La Vanguardia del Sur.)

Comentarios

comentarios