Municipio inició la revisión técnica de las doce unidades de Maxia

maxia

Con el acuerdo homologado, la Municipalidad de Río Gallegos ingresó a la base de calle Bark para avanzar en la elección de los coches que formarán parte de la nueva etapa del transporte. Se confirmó el alejamiento de José Luis Gómez de la administración de Maxia.

La semana se inició con novedades positivas para el restablecimiento del servicio del transporte urbano de pasajeros en Río Gallegos.

Después de un largo ir y venir por los estrados judiciales -mientras que al cierre de la semana pasada el juez de Primera Instancia, Marcelo Bersanelli, homologó el acuerdo-, el secretario de Legal y Técnica, Dr. Jorge Cabezas, ingresó al predio de Maxia SRL. Se trata de una autorización largamente esperada por la Comuna local.

El funcionario estuvo acompañado por dos trabajadores de aquella compañía y el objetivo fue iniciar la selección de las doce unidades que formarán parte de la nueva etapa de la prestación en la ciudad capital, bajo la tutela de la gestión de Pablo Grasso.

En dialogo con el secretario de Legal y Técnica minutos antes que realizaran el recorrido y encararan la verificación mecánica: “Venimos a comenzar el procedimiento para efectivizar el acuerdo al que se arribó en sede judicial”, remontándose a lo pactado el martes 13 pasado.

El paso siguiente será informarle al juez de Primera Instancia, Marcelo Bersanelli, “qué unidades se van a afectar y a partir de ahí, cuáles son los tiempos para que el servicio público vuelva a funcionar”, indicó.

Se trata de dos datos clave. Primero, porque la Justicia adjudicó al Municipio el “pago de pólizas; gastos de mantenimiento y alquiler del predio donde se encuentran las unidades”.

 En cuanto a los plazos para la reactivación, se espera por la decisión que tome el Poder Ejecutivo Provincial respecto al Aislamiento Preventivo, Social y Obligatorio.

Hasta aquí, la decisión ha sido la prohibición del servicio para evitar la aglomeración de personas como medida preventiva al coronavirus.

Concluido el proceso, el Municipio informará a la Justicia sobre las unidades afectadas