El Enacom trabaja en proyectos de cara a la «nueva normalidad»

488177

La conectividad en barrios populares e interconexión de los centros de salud primaria son algunos de los proyectos que en el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) trabajan de cara a la salida de la coyuntura actual.

El titular del Enacom, Claudio Ambrosini, adelantó que el organismo trabaja en la elaboración de un plan de conectividad que atenderá la situación de más de 4.000 barrios populares.

«Estamos trabajando en un programa para barrios populares, que lo está haciendo Natalia Vinelli en conexión con la Dirección Nacional de Fomento y Desarrollo que conduce Pablo Urquiza», indicó Ambrosini en diálogo con Télam.

«Yo pienso para adelante, creo que tenemos que seguir ampliando y dinamizando los procesos de los ANR (aportes no reembolsables), que es importante porque te brinda la posibilidad de dar trabajo a mucha gente, conectar donde los privados no llegan, donde tiene que estar el Estado», sostuvo el funcionario.

En ese sentido mencionó los planes de empresas de comunicaciones provinciales (Sapem), así como los municipales y los «emprendimientos chicos» tanto si ofrecen contenidos, como infraestructura de comunicaciones.

Otro de los proyectos en carpeta es «interconectar todos los CAPS (Centros de Atención Primaria de Salud), un proyecto que estamos trabajando con Salud».

«En la nueva normalidad es un tema pendiente, así como dar conectividad a las escuelas e interconectar con los CAPS; son proyectos transversales; interconectando los CAPS, arriba de la fibra o de los nodos, de la forma que le busquemos, puede correr la telemedicina», señaló.

Por otra parte, indicó que están trabajando en un «estudio concienzudo» sobre el espectro radioeléctrico y un mapa propio de conectividad.

«Después de todos los estudios veremos con Presidencia si hay que licitar o no espectro», dijo Ambrosini, tras agregar que el Enacom y la Secretaría de Innovación Pública elevan este tipo de decisiones a Jefatura de Gabinete.

Respecto de la próxima generación de comunicaciones (5G), que requiere de inversiones, frecuencias de espectro y regulación, consideró que «es el faro, el objetivo a dónde tenemos que llegar (pero) estamos con una pandemia y no arreglamos la deuda; y la gente no tiene 4G a 30 kilómetros de la Capital».

El 5G «es el faro que nos va a permitir cubrir los lugares donde no hay cobertura de 4G, porque el 5G requiere una mayor cantidad de antenas; con el faro puesto en 5G vamos a fortaler 4G y llegar a 5G cuando lleguemos», insistió.

Para Ambrosini, el proceso llevará «por lo menos dos años de trabajo»; «la nueva normalidad es 5G. ¿Está lejos? Si. Pero es el faro para permitir fortalecer la linea de 4G», concluyó.