Escracharon al vecino denunciado por maltrato animal

caleta-opt-1

El hombre de 87 años que violó a un perro sólo estuvo un par de horas en el hospital. Hay críticas por el accionar del área de Salud Mental. El juez no puede dejarlo detenido por tratarse de un delito menor. Tampoco, por la edad del denunciado. “No queremos violadores” reclamaron los vecinos.

Un grupo de vecinos se manifestó frente a la casa del hombre denunciado por maltrato animal por violar a un perro, en Caleta Olivia. Reside en el barrio Ceferino y piden que se vaya de allí y juntan firmas para conseguirlo.

Además, los manifestantes piden que sea detenido, aunque por tratarse de un delito menor (maltrato animal, ley 14.346) es excarcelable y no puede permanecer detenido. Tampoco, por su edad. El hombre tiene 87 años.

La denuncia fue realizada en horas de la noche del miércoles y el mediodía del jueves hubo un allanamiento ordenado por el juez Gabriel Contreras. Se corroboró que el domicilio del hombre es donde se registró el acto de maltrato animal y este fue conducido al Hospital Zonal. Se requirió que se activara la Ley de Salud Mental, pero en el nosocomio solamente estuvo tres horas, lo revisaron un poco y le dieron el alta. No quedó internado ni mucho menos, y en el barrio están en alerta.

Por ello ayer, decenas de vecinos y proteccionistas protestaron en calle Francia del barrio Ceferino, afuera de la casa de L.C de 87 años, el hombre que fue grabado violando al perro de una vecina.

Piden que lo saquen del barrio, ya que corren peligro “los niños, niñas y todas las vecinas”.

Uno de los vecinos, que reside muy cerca del denunciado, manifestó su preocupación por vivir al lado de este sujeto. “No se puede dormir, se escuchan ruidos y pensás lo peor”, y piden a las autoridades tomar cartas en el asunto.

El gran reclamo de los vecinos está relacionado con la preocupación que les supone este hombre libre, en virtud de que reside muy cerca de un playón donde muchos niños y niñas habitualmente pasan las tardes allí jugando.

“Hay un montón de nenes que vienen a jugar al playón y hay madres que ni se acercan. Si esto ha hecho con animales va a pasar sin dudas con los niños», expresó. No hay que quedarse callados, este hombre no puede vivir acá”, manifestó una vecina.

(Fuente: La Opinión Austral.)