Juan Carlos Castro tenía un fuerte golpe en la cabeza, que provocó su muerte

Caso Juan Carlos Castro

En el sector costero se vivieron más de 20 horas de incertidumbre.

La confirmación fue de Miguel uno de los hermanos de Jorge cuando a las 14:30 horas del martes reunió a los familiares y amigos, para dar la peor noticia: que el cuerpo encontrado en el descampado cerca del camping de Adosac era de su hermano.

Juan Carlos Castro, quien estaba desaparecido desde el jueves. El descubrimiento fue a causa de la existencia de un montículo de tierra blanda que fue ubicado en el descampado cerca de la costa por efectivos de las comisarías de Caleta Olivia y de la división criminalística.

La policía había decidido esperar la claridad del día para realizar su tarea científica, lo cual generó aún más angustia en los familiares de la víctima porque solo tenían la certeza a medias de que podría ser la persona que se buscaba desde el jueves, luego de haberse retirado de madrugada de un club nocturno junto su hermano y una mujer.

Muchos de sus allegados, entre ellos amigos y compañeros de trabajo de una empresa de vigilancia, permanecieron durante toda la lluviosa noche del lunes esperando novedades en cercanías del sitio donde se detectó el montículo, inmediatamente al sur del perímetro a del puerto Caleta Paula y muy cerca del ex camping del gremio docente (ADOSAC).

El sospechoso montículo había sido ubicado durante un rastrillaje que realizaron a pie decenas de policías y si bien de manera insistente el jefe de la División Zona Norte de la Policía provincial, comisario inspector Carlos Bordón y luego el Superintendente de Seguridad, comisario mayor Dante Abboud, declinaban asegurar que allí había un cuerpo humano, las versiones ya eran insistentes en base a las informaciones que se habían filtrado y de las cuales se hicieron eco los familiares de la víctima.

Finalmente a media mañana del martes se hizo nuevamente presente el personal de Criminalística y con la presencia de varios testigos, entre ellos Miguel Castro (uno de los hermanos de Juan Carlos), y de la abogada particular de la familia, Carolina Sotomayor, se retiró la tierra blanda y apareció el cuerpo que supuestamente el lunes había sido descubierto de manera parcial.

PAREJA DETENIDA

Sus familiares directos, es decir sus hermanos Miguel, Jorge y Adriana, sumidos en una profunda congoja, relataron a los medios periodísticos que Juan Carlos -que mañana cumpliría 42 años- tenía el torso desnudo y conservaba el pantalón de color mostaza.

Por lo que el primero de ellos observó, tenía evidencias de haber sido golpeado con un elemento contundente en la cabeza, aunque más tarde se haría la autopsia para determinar si fehacientemente presentaba otras heridas.

Esto ocurría alrededor de las 14:30 de ayer, en tanto corrían por separado las investigaciones por los motivos del asesinato, al punto que mucho antes -según revelaron fuentes confiables- desde el Juzgado de Instrucción se había dado la orden de detención de un hombre y una mujer por ser sospechosos del brutal hecho de sangre.

Si bien persistió el hermetismo informativo, tanto en fuentes policiales como judiciales, trascendió que la mujer era la misma con la que se retiró la víctima y otro hermano de nombre Roberto del local nocturno “Mi China”, alrededor de las 5:30 del jueves.

Roberto se quedó en su domicilio y Juan Carlos le dijo que retornaría a su casa luego de dejar a la joven en la suya.

A partir de allí nada se supo de su paradero y el caso de desaparición fue denunciado ante la Seccional Segunda iniciándose al día siguiente la búsqueda oficial.

TENEBROSO CRIMEN

El sábado su hermana Adriana y amistades hallaron el Renault Clío en el que se movilizaba Castro. Estaba al final del camino principal de la zona de chacras, el cual alguien había intentado quemar para borrar evidencias, pero no logró su objetivo.

En el habitáculo se hallaron elementos personales y partir de allí comenzó a especularse que se estaba ante la posibilidad de un tenebroso crimen.

Los familiares de Juan Carlos estaban indignados porque fueron ellos los que encontraron el auto y no la policía y resaltaron que se hizo evidente que las tareas investigativas y de rastrillaje se aceleraron por la difusión que hicieron del caso los medios periodísticos.

Ahora se espera que las autoridades de ambos ámbitos den a conocer un informe oficial de la autopsia y sobre todo de la marcha de las investigaciones para establecer qué responsabilidad tiene la pareja detenida a hora tempana de ayer, dado que hay disímiles conjeturas.

A modo de ejemplo, trascendió que el domingo se había allanado la casa de la mujer (cuya identidad permanece en reserva por razones legales) y que en un lavarropas se halló una prenda con manchas hemáticas que iba a ser peritada. Ella es pareja del hombre que también está detenido.

(Fuente: LVN.)

Comentarios

comentarios