Mató de 11 puñaladas y los jueces dicen que se excedió en su legítima defensa

caso Héctor Daniel Mora

El Tribunal de la Cámara Oral resolvió darle solo cinco años de prisión a Néstor González, tomando el argumento de su abogado defensor. La familia del joven asesinado está indignada y el abogado querellante adelantó que va a recurrir el fallo a Casación. “Es absolutamente injusto” señaló.

En un fallo que sorprende y ya provoca reacciones e indignación, el Tribunal de la Cámara Oral de la Primera Circunscripción Judicial de Río Gallegos resolvió condenar a una pena de cinco años de prisión a Héctor González, el hombre que en enero de 2017 mató de 11 puñaladas a Héctor Daniel Mora, tras una discusión en una vivienda de El Calafate.

El argumento de los jueces es que el acusado se excedió en la legítima defensa, durante una pelea en la que no hubo testigos, ya que los dueños de la casa estaban durmiendo. En la sala de juicio, González dijo que Mora se había abanalanzado sobre él para agredirlo y allí sacó su cuchilló y lo apuñaló. Luego dijo que no recuerda las siguientes puñaladas que le dio y por las cuales Mora murió desangrado en el lugar.

El Fiscal Ivan Saldivia había pedido una pena de 8 años de prisión, que es el mínimo en la configuración de un homicidio simple. Ese pedido había enojado a la familia Mora, quienes expresaron su disconformidad a través de una carta enviada a Ahora Calafate, horas atrás.

Este fallo del Tribunal que reduce a cinco la cantidad de años de prisión, y cambia el tipo de delito a exceso de legítima defensa, despertó la indignación también del abogado de la familia, el Dr. Fernando Soto.

En sus primeras declaraciones realizadas a El Diario Nuevo Día, el abogado dijo estar perplejo de ver como una causa fue iniciada por un homicidio calificado por ensañamiento, que contempla una condena de prisión perpetua, termina como un exceso en la legítima defensa, con cinco años de prisión.

“Vamos a acudir al recurso de la casación en razón de que entendemos que no se ha procedido conforme a derecho, y se ha encuadrado el hecho en un exceso en la legítima defensa, que de ninguna manera puede ser sostenido”, dijo Soto.

El abogado dijo que este encuadramiento “es imposible de tolerar y repugna cualquier lógica de pensamiento”.

“Tenemos una persona que ha sido acometida con 11 puñaladas, a la cual se le ha provocado el mayor de los sufrimientos. Se ha muerto ahogado en su propia sangre. Y eso no ha sido considerado”, agregó Soto quien aseguró que el enojo de la familia “va a ser mayúsculo”.

(Fuente: El Diario Nuevo día / Guillermo Pérez Luque – Ahora Calafate)

Comentarios

comentarios