Condenado por homicidio fue detenido por estafar a ancianos

Detuvieron-a-un-estafador-en-san-benito

Se trata de Romero (46), un hombre que gozaba de libertad condicional por el homicidio de Gonzalo Suárez –un joven que fue asesinado en octubre del 2010-. El sospechoso está sindicado de haber sacado grandes sumas de dinero a vecinos de la localidad. Le encontraron 55 mil pesos en un allanamiento.

Dos hechos del “cuento del tío” habrían sido esclarecidos en la jornada de ayer cuando la Policía detuvo a Romero, un conocido delincuente de Río Gallegos, sindicado de ser el autor de dos estafas que se registraron hace unos días en nuestra ciudad capital.

De acuerdo a la información recabada por el portal “La Opinión Austral”, se pudo saber que las estafas tenían como víctimas a personas de la tercera edad que radicaron las denuncias correspondientes en la Seccional Primera y Cuarta, el 6 y el 10 de este mes, respectivamente.

Respecto de la modalidad con la que se perpetraban las estafas, trascendió que una mujer se hacía pasar por familiar de los damnificados y, por alguna circunstancia en particular, les pedía dinero y les decía que, después, un amigo de ella iba a pasar a buscar la plata. Ahí es cuando entraba en acción Romero.

En el primer caso denunciado en la Seccional Primera, los vecinos perdieron 70 mil pesos, mientras que en la estafa denunciada en la Cuarta, Romero y su secuaz se llevaron 1.000 dólares y 3.700 pesos.

Para mala fortuna de Romero, de los casos tomó la intervención el personal de la Dirección de Investigaciones (DDI) local. Gracias a un registro fílmico, los agentes dieron cuenta del momento en el que Romero retiraba el dinero de uno de los domicilios de los damnificados, y fue identificado.

Con ese dato, más otras pruebas, tales como la localización del celular desde donde se habrían realizado las estafas, en la tarde de ayer es realizó un allanamiento en una casa ubicada en la periferia de nuestra ciudad capital, más precisamente en la esquina de las calles 25 y 26 del populoso barrio San Benito.
Pese a que Romero no se hallaba en el interior de la morada, los resultados del procedimiento fueron altamente positivos: se secuestraron elementos de interés para la causa que todavía se instruye, tales como celulares, dinero en efectivo (unos 55 mil pesos), anotaciones y las prendas de vestir que habría utilizado cuando retiró el dinero de la casa de uno de los damnificados.

La detención

Pese a que Romero podría haber escapado, fue demorado por la Policía de manera casi simultánea al allanamiento. Fue interceptado en la avenida Asturias cuando se iba caminando.

Allí, agentes descendieron de un móvil policial de la División del Grupo Especial de Operaciones Rurales (GEOR), y procedieron a reducir a Romero.

Cabe destacar que entre las pertenencias del acusado se encontraron algunas anotaciones y dinero en efectivo. Respecto de esa documentación, se supo que también fue secuestrada y en las próximas horas será peritada con el fin de determinar si tiene o no relación con los delitos que se están investigando.

Respecto de la continuidad del procedimiento policial, se supo que Romero fue esposado y trasladado a la Seccional Primera. Todo hace suponer que, cumplidos los plazos legales, tanto el magistrado que instruye la causa como la Secretaría de Ejecución de Sentencias determinarán que Romero continúe detenido ya que violó el beneficio de la libertad condicional.

Por otro lado, en relación a la mujer que sería la que llamaba a los damnificados, se supo que todavía no fue individualizada, pero que la Policía cuenta con valiosa evidencia sobre su paradero, por lo que se presume que, en las próximas horas, surgirán novedades sobre una posible orden de detención.

Antecedentes

La familia Romero es conocida por la Policía por diferentes delitos. Tanto el padre (que fue demorado en la jornada de ayer) como su hijo, se han visto en cruentos crímenes que se han perpetrado en el pasado, en Río Gallegos.

El más resonante y por el que Romero estaba con libertad condicional es el homicidio de Gonzalo Suárez, un chico de Corrientes de 24 años que fue ultimado de dos puñaladas.

Suárez encontró la muerte el domingo 18 de julio del 2010 en horas de la noche, minutos después de haber salido de su trabajo. Al llegar a su vivienda fue atacado por Romero en la puerta de acceso, quien le propinó dos puñaladas que provocaron su deceso.

Suárez alquilaba un dormitorio en una pensión ubicada en calle Hipólito Irigoyen al 700, vivienda que también era habitada por dos jóvenes con los que compartía el baño y la cocina.

Gonzalo hacía un año que se encontraba en la ciudad, lejos de su familia. Los motivos que hicieron que se aleje de ella fueron laborales. Suárez prestaba servicio para una empresa de seguridad en la que trabajaba casi todo el día.

(Fuente: La Opinion Austral.)

Comentarios

comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *