Crudo testimonio de las cuidadoras y acompañantes terapéuticas

acompañantes terapéuticas

Están de huelga desde el miércoles, cansadas de que les paguen 35 pesos por hora, en negro y precarizadas. El sábado llevaron su reclamo a la plaza. Contaron que solo ellas saben lo que sienten sus pacientes, que se recuperan de adicciones o tienen problemas psiquiátricos. No se sienten acompañadas en su reclamo por los otros sectores en el Hospital. Reclaman respuestas concretas y dicen basta a las promesas.

En un gélido sábado las cuidadoras y acompañantes domiciliares se congregaron en la Plazoleta Perito Moreno para continuar con su reclamo frente a la precarización laboral que están padeciendo desde hace unos 3 años.

Son 21 trabajadores que tienen el trato y la relación cotidiana con varios pacientes que sufren trastornos mentales o que están bajo tratamiento por adicciones y consumo. Realizan tareas en el ámbito hospitalario pero también van a las viviendas de sus pacientes, acompañándolos en lo que necesitan para su bienestar.

Muchas veces hacen más de lo que les corresponde, llevándolos en sus autos (las que tienen) para hacer trámites o compras; lavándoles la ropa en su casas, o cocinándoles, entre otras cosas.

Lo hacen por verdadera vocación, porque lo que cobran es de miseria. Reciben una “ayuda” de 35 pesos la hora, cuando en otras provincias por la misma labor perciben entre 150 y 200 pesos.

Es un aporte totalmente en negro que otorga el Ministerio de Salud de Santa Cruz a través del Formenti. Ni recibo legal tienen. Les dan una hoja recortada e impresa como todo comprobante, bajo el concepto de “Pago de Situación Especial”.

Ellas atienen en el SAMIC y es a sus autoridades a quienes les reclaman, ya que es quien abona a todos los otros integrantes del equipo de Salud Mental y Adicciones.

En dialogo con AHORA CALAFATE, el grupo de mujeres contó la angustiante situación en la que se encuentran, pero también cómo está impactando negativamente la huelga que realizan en el tratamiento a sus pacientes.

 

“Hay pacientes que están solos y totalmente desamparados. Es muy preocupante porque tienen talleres, actividades, turnos médicos, requieren atención constante y en este momento no se le está brindando”, dicen.

Se conoció el caso de un joven que fue dado de alta porque la cuidadora era la única que podía contenerlo en su tratamiento. “A mi paciente le dieron el alta, y él no está recuperado ni desintoxicado. Y como no se pueden ocupar de él le dieron el alta. No corresponde, es una medida arbitraria”, reclama angustiada.

Otra cuidadora dice que su paciente, una mujer con problemas psiquiátricos que vive en el hospital, no está continuando sus estudios que había comenzado gracias al apoyo de la acompañante.

Mas preocupante es aún la situación de pacientes que viven solos en sus casas, y tienen en las cuidadoras y acompañantes el único apoyo, algo que no está ocurriendo en estos días de huelga

“Queremos una solución real a nuestra situación y a la de los pacientes con los que convivimos”, dijeron. Y pidieron “que nos llamen solo cuando tengan una solución concreta para nuestro salario, y para el bienestar de los pacientes”.

(Fuente: Ahora Calafate.)

 

Comentarios

comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *