“No seamos objeto de la prensa amarilla, rancia y anti pueblo”

Alejandro Garzòn

En un duro editorial publicado en la página oficial de Ate, el gremialista esboza conceptos ya trabajados y luchas dadas por las clases populares a nivel nacional, y específicamente por el propio kirchnerismo que dio una batalla sin precedentes contra los grandes monopolios mediáticos.

Alejandro Garzòn abre el escrito publicado en Ate Santa Cruz manifestando que “no hay dudas de la importancia de los medios de comunicación, y más aún en el siglo XXI, donde las redes sociales cumplen un papel clave, no solo para informar, sino también para desinformar, y esto es en base a la estrategia de quien escriba, tanto sea un portal de noticias, una radio, o alguna persona que se dedique a desprestigiar cada acción que una persona u organización pueda realizar. Todos sabemos que ningún medio de comunicación por más chico que sea es independiente, porque todos tienen un interés económico, político e ideológico”.

“Una cosa es la comunicación social con sentido ético que hace a la formación de la opinión pública el deber de informar y el derecho a estar debidamente informados” indica, en tanto que“otra cosa, contrapuesta, es la opinión dirigida desde determinados sectores sociales, que hacen a formar determinada opinión en el consciente colectivo, en función de aquellos intereses”.
Por eso es que nosotros desde ATE “tenemos que entender que los medios de comunicación tienen su propia estrategia hacia nosotros, en relación al destinatario de la información que desea trasmitir. En el caso de los conflictos sociales, cada medio de comunicación orienta el contenido de la entrevista que realiza a los dirigentes, en la medida que el conflicto le sirve, dándole a ése dirigente protagonismo, enalteciéndolo o desestimándolo, lejos de priorizar el hecho comunicacional en su contexto, sino priorizando intereses materiales, ideológicos y compromisos políticos con los poderes de turno”.
En este sentido indicó que “hay que entender que a esta altura de la situación, y de los años que tenemos en construcción de esta organización sindical, hoy podemos estar orgullosos, por estar en cada ciudad, localidad, comisión de fomento y paraje de esta provincia, y que eso es lo que soñamos y planificamos algunos que ya tenemos algunos años combatiendo sindical e ideológicamente en esta Santa Cruz”.
Tenemos que entender que no podemos ser objeto de la estrategia de algún medio de comunicación que solo piensan como destruirnos y hacernos quedar mal con el pueblo y las y los trabajadores.
Por tanto ya no hay más excusas para no tener nuestra propia estrategia de comunicación, porque a lo largo de todos estos años, hemos tenido avances y retrocesos en el deber de informar, y la autocrítica es, que desde ATE hemos tenido logros muy importantes y no hemos sabido comunicarlos para que esa información llegue a cada rincón de Santa Cruz y a cada sector de trabajo.
Estamos en el siglo XXI como lo exprese más arriba, y todavía estamos atrasados en esta materia. La historia marca que nuestros pioneros de ATE en lo primero que se ha invertido, fue en una biblioteca y en el órgano de prensa de la Asociación. Y si nos retrotraemos a la huelga del año 1921, uno de las primeras decisiones que tomaron los dirigentes de la FORA, fue recaudar plata para comprar una de las armas más importantes de todas las épocas, que fue una imprenta, destinada a informar las actividades y líneas políticas de la organización.
Garzòne sbozò algunos conceptos de lucha en materia comunicacional que claramente están identificados con la lucha que librò el kirchnerismo contra el monopolio mediatico indicando que “queda claro que no es un capricho de algún dirigente darle importancia a la comunicación, sino que tiene que ser una prioridad de los dirigentes, porque necesitamos informar, desde una profunda conciencia nacional de clase, con responsabilidad y sentido ético, lo que hacemos diariamente, como también opinar sobre la realidad en la que vivimos, desde el Ser Nacional, porque eso alimenta centralmente el debate entre las y los trabajadores, y más aún despejaríamos dudas de lo que instalan algunos medios de comunicación que bombardean permanentemente en contra de la organización sindical afirmando la colonización mental, cultural y pedagógicamente”.
“Tenemos que entender que estamos en la era de la comunicación y que tampoco tenemos que subestimarla, excepto que estemos jugando para el enemigo” dijo.
Para finalizar esbozò “no seamos objeto de la prensa amarilla, rancia y anti pueblo, sino todo lo contrario. Tomemos lo mejor de nuestros pioneros y de los periodistas que se la jugaron para transformar la sociedad, y poner un Estado al servicio de las mayorías populares. Animémonos a construir lo que viene”.

(Fuente: TN Rio Gallegos.)

Comentarios

comentarios