La comunidad mapuche pedirá que aparten de la causa Maldonado al juez y a la fiscal

Silvia Avila

Los miembros de la comunidad mapuche de Cushamen, la cual fue reprimida por Gendarmería Nacional el 1 de agosto, en un procedimiento que terminó con la desaparición de Santiago Maldonado, pedirán a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que la fiscal federal, Silvia Avila, y juez federal, Guido Otranto sean apartados de la causa “por ser parciales a la investigación”.

Desde que se hizo pública la desaparición de Santiago Maldonado, los miembros de la comunidad de Cushamen son señalados de querer entorpecer la búsqueda del joven artesano que desapareció el 1 de agosto en un operativo que Gendarmería nacional ejecutó en esa comunidad.
Cansados del hostigamiento, los integrantes del Lof de Resistencia en Cushamen impugnarán, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el informe de la fiscal federal Silvina Avila sobre la falta de pruebas contra esa fuerza de seguridad y pedirán que la separen de la causa al igual que al juez federal Guido Otranto.
Los abogados manifestaron que los testimonios que se brindaron a la Procuraduría contra la Violencia Institucional son suficientes para investigar a todos los miembros de Gendarmería que intervinieron en el procedimiento, incluido el jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad de la Nación Pablo Noceti que –conforme a esos mismos testigos– tuvo una participación activa y destacada en la represión del 1 de agosto.
Hay que recordar que ese organismo internacional ya dictó medidas cautelares para que el Gobierno nacional dé cuentas del paradero del joven e investigue lo sucedido.
Asimismo, los letrados aseguraron que “tanto las consideraciones y el proceder del juez (federal Guido Otranto) y la fiscal, a un mes de los hechos, los coloca claramente en una situación de parcialidad, por lo que deberían ser apartados de la causa”.
En este sentido, los abogados sostuvieron: “es falso y malicioso que digan que los mapuches obstaculizaron y obstruyeron la recolección de pruebas” destacando que “tampoco es cierto que no haya elementos para investigar a la Gendarmería ni para no sostener la figura de la desaparición forzada”, como sigue insistiendo el gobierno de Mauricio Macri.
No es la primera vez que Otranto y Avila son cuestionados por la manera en que llevan adelante la investigación por la desaparición de Maldonado. El primero en criticarlos fue el hermano de Santiago, Sergio, quien aseguró que no fue correcto haber dictado secreto de sumario a los familiares.
La abogada de la familia Maldonado, Verónica Heredia, también apuntó contra los investigadores por no tener consideración de sus clientes al momento de llevar a cabo un allanamiento. Mientras que los organismos de Derechos Humanos cuestionaron al magistrado por no querer recibirlos durante su estadía en Esquel.

INFORMACION FALSA
Las redes sociales, ayer una vez más fueron parte de una campaña de difusión falsa sobre el paradero de Santiago Maldonado. Desde temprano circularon dos audios y la foto del cadáver de un hombre con el fin de abonar la teoría de que el joven oriundo de 25 de Mayo fue asesinado por un puestero.
La información fue desmentida a través de un comunicado publicado en la página www.santiadomaldonado.com, que fue creada a raíz de noticias maliciosas que son frecuentes en distintos medios de comunicación.
Desde ese espacio se negó la versión, advirtiendo que Santiago no fue herido el 21 de julio y recordando que fue visto cuando Gendarmería se lo llevaba.
“No se imaginan el dolor que estas cadenas basura causan en sus familiares y amigos”, dijo la familia del joven, que una vez más volvió a reclamar: “solo queremos saber dónde está Santiago. ¿Es tan difícil de entender?”.

(Fuente: El Patagonico.)

Comentarios

comentarios