Camionero sin frenos aplastó un auto y chocó a otros cinco vehículos

Camionero sin frenos

El múltiple accidente ocurrió pasadas las 18 sobre Güemes casi San Martin. El chofer de un transporte con acoplado se quedó sin frenos y chocó a los vehículos que estaban detenidos en el semáforo. En la descontrolada carrera impactó contra un camión atmosférico y luego aplastó a un Fiat Idea contra la vereda de una mueblería en la que el conductor salvó su vida de milagro. Uno de los cuatro albañiles de la Renault Kangoo quedó atrapado en el habitáculo y lo rescataron los bomberos. Los restantes automovilistas –entre ellos niños– salieron ilesos. El tránsito estuvo cortado durante dos horas en el acceso norte al centro.

Otro grave choque en el ingreso norte al centro de Comodoro Rivadavia involucró a un transporte de carga que por poco no terminó en una tragedia. La espectacularidad del accidente y la forma en que quedaron los vehículos sobre la vereda llamó la atención de todos los que pasaron por la esquina de San Martín y Güemes.

En el horario pico de las 18 eran muchos los conductores que circulaban por el centro, al igual que los peatones que suelen caminar hacia la Costanera. Esa esquina de acceso al casco céntrico es uno de los sectores más concurridos donde suelen apostarse malabaristas o “trapitos” que aprovechan los segundos de la luz roja del semáforo para ganarse unos pesos.

Eran las 18:20 y la mayoría de los seis vehículos involucrados en el accidente estaban detenidos en el mencionado semáforo. Según relató a El Patagónico Marcelo Gómez, el conductor de un camión que se dedica en forma particular al servicio atmosférico, el chofer del Ford Cargo 1730 con acoplado que provocó el múltiple choque ya transitaba con balizas encendidas en la zona de El Infiernillo como señal de que tenía algún problema.

Gómez a bordo de su Iveco lo superó en ese tramo de la ruta Nacional 3, y en el ingreso al centro se frenó detrás de un auto Hyundai debido a que el semáforo estaba en luz roja. El hombre sintió el impacto en la parte trasera que le hizo dar un giro de 180 grados y su vehículo arrastró al mencionado Hyundai.

A su vez el camionero que provocó el accidente chocó contra el Fiat Idea que lo hizo estrellar contra la vereda del comercio Noble Hogar, y una de las ruedas del transporte terminó aplastando parte del baúl del rodado. Su conductor salvó su vida de milagro y salió por sus propios medios, aunque sufrió politraumatismos en su cuerpo.

Se trata del soldado militar Alejandro Dunaj, quien había salido del regimiento de Kilómetro 11 y se dirigía a visitar a su madre y a su novia. El joven hoy tenía que entregar el auto para cambiarlo, pero su madre agradeció a Dios que estaba con vida. El soldado fue trasladado al Hospital Regional y más tarde recuperó el alta médica.

Mientras en la Hyundai –patente JMS 520- se encontraban Manuel Maidana y sus hijos de 2 y 3 años. El hombre que viajaba desde el norte del país regresaba a la ciudad santacruceña de Río Gallegos. Se detuvo sobre Güemes unos minutos, mientras su esposa y sus otras dos hijas –de 11 y 14 años- compraban en el supermercado. “Estaba con mi dos nenes adentro, escuché el golpe y que me corrieron (el vehículo)”, afirmó.

ALBAÑIL ATRAPADO

El camionero, identificado por las fuentes oficiales como Yamil Federico González (35), venía de Trelew y se dirigía al barrio Industrial a descargar alimentos para perros. Previo a desatar el accidente múltiple, chocó al conductor de un Renault Symbol, dominio IGH 587. El conductor fue identificado como el suboficial retirado Pedro Ricardo Díaz, quien señaló que tuvo que esquivar al camionero sino “me pasaba por arriba”.

Otro de los vehículos que sufrió las mayores consecuencias del múltiple choque fue la Renault Kangoo –patente EBG 226- conducida por Benito Caero Vallejos (34), quien iba acompañado por otros tres albañiles que regresaban de su jornada laboral. Uno de ellos, Víctor Araya (32), quedó atrapado en el habitáculo y los bomberos lo rescataron para ser hospitalizado. El restante lesionado fue Alfredo Lamas (29), precisaron las fuentes oficiales.

La otra camioneta involucrada fue una Toyota SW4 –patente GCF 271- guiada por Diego Martín Tarragona, quien viajaba con sus dos hijas menores. Los tres no acusaron golpes, aunque el vehículo recibió un impacto en la parte trasera, producto del choque múltiple con los rodados implicados.

El camionero, en tanto, permaneció más de una hora sentado frente al lugar del accidente, donde pasó desapercibido. Estaba en estado de shock y ante este diario admitió que “sí, se me quedé sin frenos”. A las autoridades les confirmó que en la zona de El Infiernillo ya tenía problemas.

(Fuente: El Patagonico)

Comentarios

comentarios