Buscan licitar 5.000 kilómetros de líneas eléctricas

torres-electricas

El Gobierno nacional avanzará antes de fin de año en una licitación abierta e internacional para la construcción de unos 5.000 kilómetros de líneas de transmisión que permita responder a las necesidades de la nueva oferta de generación eléctrica que se espera recibir por la incorporación de los proyectos de fuentes térmicas, cierre de ciclo combinado y de energías renovables.

Desde el Ministerio de Energía se informó a la agencia Télam que “ya están identificadas cinco inversiones que el sistema requiere en materia de transporte para desarmar algunos cuellos de botella existentes y que van a ser objeto de una licitación en el curso de este año”.

La ampliación del parque de transporte eléctrico será fundamental para poder dar lugar a las nuevas inversiones que se espera recoger en los próximos meses, y asegurar el acceso al sistema y la distribución de la nueva energía que estará disponible con las futuras adjudicaciones de cierre de ciclo combinados, cogeneración y de la Ronda 2 de fuentes renovables.

Pero el sistema también deberá adecuar su capacidad para los acuerdos que unas 7.500 compañías que tengan una demanda mayor a los 300 KW y consideradas como grandes usuarios, puedan cerrar ya no con Cammesa -como ocurre de manera exclusiva hasta hoy- sino con los propios generadores mediante contratos entre privados que será considerado en una futura reglamentación del Gobierno.

Ante la consideración de que la red está al punto de saturación, es decir, prácticamente sin capacidad para seguir sumando potencia más allá de lo ya adjudicado, la empresa Cammesa aportó este año la información sobre el estado de transporte, la que será la base de la licitación que se preparará para este semestre.

A pesar de que la evaluación del sistema arroja que es necesaria una rápida ampliación de las líneas de transmisión, las fuentes consultadas ratificaron que todas las obras que fueron adjudicadas desde el año pasado en materia de generación térmica de emergencia y por las dos rondas de energías renovables tienen todas aseguradas su acceso a los nodos de transmisión.

En esta primera etapa de ampliación del parque de transmisión se identificaron necesidades de ampliación en los tendidos troncales del noroeste del país, de la región de cuyo, del sur bonaerense y la región patagónica, de la región del Comahue y eventualmente del litoral argentino.

Pero, adicionalmente a esta primera etapa de ampliación, las fuentes anticiparon que “tras conocerse las inversiones que se podrán proyectar hacia el 2025, la secretaría de Energía Eléctrica va a iniciar un estudio que va a demandar unos 6 meses que para establecer cuál tendría que ser la evolución del parque de transmisión para hacer frente a todas las ofertas de energía que se van a recibir”.

“Esa segunda etapa de ampliación del tendido eléctrico de alta tensión va a ser motivo de otra licitación el año próximo para mejorar la interrelación de la red de transmisión”, se aseguró desde el Ministerio de Energía.

El actual condicionamiento que provoca el sistema de transporte hace que “la adjudicación de nuevos proyectos de generación eléctrica que reciba el Gobierno nacional va a depender no sólo del precio ofertado por la energía sino también de donde estarán ubicadas las futuras centrales y cómo congestiona o descongestiona el esquema de transmisión eléctrica”.

El 8 de agosto el Ministerio de Energía tiene previsto el cierre de recepción de ofertas en la licitación de proyectos para la generación de energía eléctrica proveniente de la instalación de plantas con tecnología de cierre de ciclo combinado o de cogeneración, para lo cual recibió en enero pasado manifestaciones de interés con 196 proyectos por 35.000 Mw, similar a la disponibilidad actual existente en el sistema.

El Gobierno prevé plazos de hasta 30 meses para la construcción y puesta en marcha de centrales de generación de ambas tecnologías, por lo cual la energía a licitar -cuya magnitud decidirá el Ministerio de acuerdo a las propuestas técnicas y de precios- deberá estar disponible en el sistema interconectado nacional para mediados de 2020.

Esta nueva instancia en la que avanzará el Gobierno ratifica el interés ya reflejado por las empresas del sector -locales y del exterior- en la licitación de generación térmica emergencial que el Gobierno cerró en el primer semestre de 2016 como en las dos rondas 1.0 y 1.5 del Plan RenovAr, que en conjunto permitirán sumar unos 6.000 Mw de potencia al sistema.

También para el mes próximo, el Ministerio de Energía lanzará la denominada Ronda 2 del Programa Renovar que espera recoger la oferta de nuevos proyectos de tecnologías solar, eólica, minihidroeléctrica y biogás, aunque aún no se conoce la magnitud de la licitación.

Por otra parte, el Gobierno tiene en marcha las obras de dos nuevas centrales eléctricas como lo son las represas sobre el río Santa Cruz que espera retomar en septiembre -tras la paralización de trabajos dispuesta por la Corte Suprema en diciembre pasado-, y la adjudicación para diciembre de la licitación de obras para la construcción de la central eléctrica Aña Cuá, del complejo hidroeléctrico de Yacyretá.

Al mismo tiempo, avanza en distintas etapas la generación eléctrica a partir de energía atómica con el continuidad de construcción este mismo mes de la obra civil del reactor Nuclear Carem 25; a partir de enero de 2018 de la cuarta central Atucha III y a partir de 2020 de la denominada central patagónica, cuya localización será en alguna localidad de la provincia de Río Negro.

Un reciente informe sectorial de la consultora internacional KPMG resumió que los proyectos de generación eléctrica que hoy tienen posibilidad cierta de concreción podrán sumar hacia 2025 unos 20.000 MW de potencia, lo que se sumará a los 34.000 MW disponibles en la actualidad, con una necesidad de inversiones por 42.000 millones de dólares.

(Fuente: MDZ)

Comentarios

comentarios