Se concretó la primera jornada de la Audiencia Pública por las represas

Audiencia Pública por las represas

Se hizo en el Salón Azul. Por Santa Cruz hablaron el vicegobernador Pablo González, el ministro Alvarez y el secretario de Ambiente, Bertinat. También, por su lado, hicieron lo propio el senador Alfredo Martínez y el diputado nacional Eduardo Costa. Desde El Calafate hablaron, entre otros, algunos propietarios de las tierras a inundar.

Comenzó la Audiencia Pública por las represas sobre el río Santa Cruz. Con 116 expositores, ayer fue la primera jornada en el Salón Azul de la Cámara Alta. La apertura estuvo a cargo del ministro de Energía, Juan José Aranguren. Luego los especialistas a cargo del Estudio de Impacto Ambiental dieron las explicaciones técnicas del mismo, siguiendo con la exposición del ministro de Ambiente, Sergio Bergman.
Energía estima que la construcción de estas dos hidroeléctricas podría activarse antes de fin de año, si la Corte Suprema de Justicia avala el “informe de impacto ambiental” realizado a tales obras.
El estudio técnico-ambiental fue detallado en el arranque de la audiencia. Siendo elaborado por la sociedad estatal Emprendimientos Energéticos Binacionales Sociedad Anónima (EBISA), ya fue considerado por los ministerios nacionales de Energía, de Producción y de Ambiente, además de los ministerios santacruceños de las mismas áreas.
Aranguren destacó la realización de la audiencia y anticipó que “uno de los objetivos en materia energética es lograr que en el año 2025 “tengamos un 20 por ciento de la energía eléctrica de fuente renovable”.
El funcionario explicó que una de estas dos obras hidráulicas podrá “hacer frente a los momentos donde hay mayor demanda energética en el día” y afirmó que “tiene un bajo costo operativo y alta confiabilidad, con la mínima emisión de gases”. “En la Patagonia puede ser un muy buen complemento de energía eólica”, agregó.
Aranguren también desmintió una denuncia del senador Fernando “Pino” Solanas relacionada con la ejecución de este proyecto, denominado “Aprovechamientos Hidroeléctricos del Río Santa Cruz” y sostuvo que el “estudio expeditivo” hecho en 2006 por la empresa IATASA, en la que trabajó el subsecretario Jorge Marcolini, “no era un estudio ambiental, sino un catálogo de proyectos realizados entre los años ‘60 y ‘80”.
Por su parte, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, dijo que el presidente Mauricio Macri alertó que “avanzar con las obras no puede ser a expensas de generar un daño en el ambiente”. Por eso, se comprometió a que una vez iniciadas las construcciones, desde el ministerio se pueda participar en un “camino compartido” y en un “trabajo de años y por venir”.

Santa Cruz
Tras las palabras de Bergman, vino el turno de las autoridades de Santa Cruz: Pablo González, Leonardo Alvarez y Mariano Bertinat. El vicegobernador Pablo González afirmó que “tenemos en la provincia una larga trayectoria de preservar el medioambiente”. En tanto que en relación a las represas, expresó que forman parte de “un viejo anhelo de los santacruceños, del sueño del gobernador Cepernic, del sueño del presidente Kirchner”. Y mencionó que “hasta hace muy pocos años” la provincia “estaba desconectada del sistema energético nacional” (ver página 5).
En medio de la polémica por su posible expulsión de la Cámara de Diputados, el legislador Julio De Vido expuso en la audiencia pública, ya que preside la comisión de Energía y Combustibles. Defendió la obra recordando que es un proyecto impulsado por el kirchnerismo.
Adhirió a las palabras de Pablo González y todos los representantes del Gobierno de Santa Cruz y manifestó que iba a hablar además “a título personal”. En ese contexto, el exfuncionario ponderó el “impulso del presidente (Néstor) Kirchner a los efectos de promover este proyecto y los acuerdos firmados por Cristina Kirchner con China”.
Recordó los planes hidroeléctricos durante las presidencias de Juan Domingo Perón y enumeró los avances en materia energética durante la gestión anterior. “No fue ninguna casualidad este logro, mucho menos fue magia, fue nuestra concepción de nación, la presencia permanente de un Estado”, sostuvo.
De Vido manifestó el “apoyo incondicional a la defensa de las especies autóctonas”, al tiempo que dijo que “el pueblo” de Santa Cruz “tiene el mismo derecho a desarrollarse y su actividad económica diversificarse y modernizarse, y sin ninguna duda estas represas van a ser un motor para eso”. “La construcción de estas represas, aún en el marco actual, debe retomarse e impulsarse en forma urgente”, finalizó.
También expusieron su postura el diputado Eduardo Costa, su par Héctor Roquel y el senador Alfredo Martínez, quienes también hicieron una defensa del proyecto (ver aparte).
En contra del proyecto, el senador Fernando “Pino” Solanas defendió el “desarrollo de las energías limpias y renovables” y recordó que presentó una “batería de proyectos” en el Congreso al respecto. “Es increíble que este país todavía no lo haya escuchado”, se quejó y puso como ejemplo en la materia a Uruguay. E insistió con su denuncia, “esta obra en las actuales condiciones es nula de nulidad absoluta”, aseguró el titular de la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable del Senado.
La audiencia, que preside el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, secundado por la vicepresidente segunda de la Cámara de Diputados, Patricia Giménez, se conecta a través de teleconferencia con la ciudad santacruceña de El Calafate.
Desde allí hicieron uso de la palabra 25 expositores, entre ellos algunos propietarios de tierras que serán inundadas, reflejando, una vez más, su reclamo, entre otras cosas, por el cercenamiento del derecho al usufructo sobre la costa del embalse, que la ley de expropiación niega.

(Fuente: La Opinión Austral.)

Comentarios

comentarios