No se comprobó quien mató al albañil y piden penas de hasta 15 años a cuatro imputados

caso vargas

El miércoles fue la jornada de alegados del extenso y complejo juicio oral y público que se ventila en la Cámara del Crimen de Caleta Olivia.

Por homicidio del albañil Reynaldo Vargas y por las heridas de bala de otro obrero que militaba en la UOCRA cuando el 9 de abril de 2015 manifestantes de ese gremio se enfrentaron a balazos con una facción del gremio petrolero.

El juicio tuvo desde un principio singulares connotaciones ya que la familia del occiso no se presentó como querellante y optó por solicitar un resarcimiento económico por fuera de los estrados judiciales, por lo cual las demandas legales quedaron solamente limitadas a la fiscalía de Cámara y al sobreviviente de ese luctuoso episodio, Bonifacio Barrea, quien fue representado por el abogado particular Alberto Luciani.

Vale recordar que por este hecho fueron sometidos a juicio los únicos cuatro detenidos a pocos minutos de ocurrida la balacera, tratándose de los petroleros Roberto Hernández y Damián Roldan y de los trabajadores municipales Oscar Carrazana y Rodrigo Quiroga, quienes dijeron haber estado en el lugar de los hechos por ser colaboradores del sindicato petrolero.

El abogado Luciani, luego de exponer sus alegatos, solicitó al tribunal conformado por Jorge Alonso (presidente), Juan Pablo Olivera y Cristina de Los Ángeles Lembeye, la pena de 15 años de prisión para Hernández y Roldán y 10 para Carrazana y Quiroga, acusando a todos ellos de integrar una organización delictiva.

Subsidiariamente, el letrado demandó un resarcimiento económico del gremio petrolero a favor de su defendido, por una suma de 3 millones de pesos, la cual fue rechazada por otro de los letrados, Edgardo Edelcoop.

EL FISCAL SOLICITO

PENAS ATENUADAS

Por otro lado, el principal fiscal de la causa, Carlos Rearte, solicitó penas de 3 años de prisión para Roldán, Carrazana y Quiroga al considerarlos literalmente responsables del delito de homicidio y lesiones graves, dejando sentado que durante el juicio no pudo comprobarse fehacientemente quien fue el individuo que disparo con un arma de grueso calibre y mató a Reynaldo Vargas.

En tanto, para Hernández, pidió un año y medio de prisión por el delito de “encubrimiento” teniendo en cuenta que fue el único de los cuatro detenidos al que la prueba dermonitrotest (restos de pólvora en las manos) le dio negativa.

A su vez, los defensores de los imputados, Marcelo Fernández (por los municipales) y Gerald Gramática (por los petroleros), plantearon la inocencia de sus defendidos en el homicidio de Vargas y heridas que acusó Barrera, solicitando sus respectivas absoluciones o bien penas mínimas.

Vale recordar que mientras Quiroga fue detenido pocos minutos después de los sucesos dentro del gremio petroleros, los restantes tres imputados fueron perseguidos y atrapados por la policía cuando escapaban en un auto (propiedad de Hernández) tras haberse deprendido de una mochila que arrojaron a la vía pública conteniendo diez armas de fuego.

(Fuente: La Vanguardia del Sur.)

Comentarios

comentarios