Investigan si una joven de 18 años falleció tras una cesárea

clinica del valle

El miércoles pasado Natasha García dio a luz a un varón en una clínica de la avenida Alsina. Tras practicarle una cesárea los médicos le otorgaron el alta. Pero a partir de ese momento el dolor no la dejó volver a conciliar el sueño. El domingo la joven fue internada e intervenida. Falleció el lunes. Habría sido a causa de una infección de útero que los médicos no le habrían detectado a tiempo. La Fiscalía ayer allanó el sanatorio y secuestró la historia clínica de la fallecida, así como muestras biológicas. Al menos cinco médicos se encuentran bajo investigación.

Mientras la familia de Natasha Alexia García (18) ayer velaba sus restos, la fiscal general Cecilia Codina y el funcionario Cristian Olazábal encabezaron un allanamiento en la Clínica del Valle, donde falleció la joven.
De acuerdo a la denuncia pública que efectuó David Alvez, pareja de Natasha, la mujer con nueve meses de embarazo se internó el miércoles 7 de junio en la clínica que funciona en la zona de La Loma para dar a luz. Le practicaron cesárea y nació Gadiel Amador Alvez, su tercer hijo.
Horas después la joven fue dada de alta y su pequeño siguió en observación por posibles problemas cardíacos que luego fueron descartados. Esa preocupación era la que hacía que ella dejara su malestar en un segundo plano.
Pasaban las horas y su pareja advertía que algo andaba mal cuando el sábado Natasha no pudo alimentarse. Además, los dolores en la zona del estómago y la espalda se hacían insoportables para ella.
Por esa razón, el domingo temprano acudieron a la guardia del mismo sanatorio y “después de ver una ecografía el doctor que nos atendió nos dijo que su dolor era solamente porque no podía ir de cuerpo”, relató Alvez.
A la hora y media “cuando vuelve el doctor lo vi preocupado. Dijo que la íbamos a tener que internar, a los veinte minutos ya nos notificaron que (el área de) cirugía programaba una operación porque podría ser apendicitis. Y aunque nos decían que no era nada grave, no querían arriesgarse a trasladarla para hacerse una tomografía en un laboratorio”.
Esa intervención quirúrgica, según aseguró la pareja de la mujer, duró cerca de dos horas y media. Al salir el médico le dijo al marido de la joven que Natasha “tenía mucha infección adentro, que tenía dos drenajes, sonda, todo. Cuando la estabilizaron ella habló conmigo y me dijo que se le habían calmado los dolores de la panza, pero no de la espalda”, describió Alvez.

MUERTE E INVESTIGACION
El hombre tuvo que retirarse de la clínica y el lunes recibió una llamada telefónica donde le anunciaban que su pareja iba a ser sometida a una segunda operación. Según supo Alvez, “había comenzado un sangrado y me anuncian que le tenían que amputar el útero, sabemos que adentro del quirófano tuvo tres infartos y no sabemos qué más pasó. El médico sólo salió y nos dijo: ‘lo siento mucho no puedo hacer más nada'”.
Natasha falleció en las primeras horas de la tarde del lunes y horas después sus familiares radicaron la denuncia policial por presunta mala praxis en la Seccional Segunda. Según la información a la que accedió El Patagónico, la clínica fue allanada ayer en horas del mediodía. Los fiscales de guardia secuestraron la historia clínica de la joven, registros de guardia y quirúrgicos. Además levantaron muestras biológicas.
Durante la tarde de ayer el cuerpo de la mujer fue sometido a la autopsia, en la que el médico forense le extrajo muestras que serán enviadas al laboratorio y tardarán al menos veinte días para conocerse sus resultados.
Las fuentes consultadas además dejaron entrever que estarían siendo investigados al menos cinco médicos que atendieron a Natasha.
Frente a esa situación, los familiares de la mujer están convencidos de que Natasha habría contraído una infección en medio de la cesárea. “¿Cómo pudo haber atravesado un embarazo normal sin complicaciones y en dos días una infección la deja sin vida?”, se preguntó su pareja.
Alvez prometió que continuará con el caso para conseguir que la madre sus hijos descanse en paz y se haga justicia. “Nosotros no podemos saber fehacientemente si ellos le dejaron la placenta adentro o no, pero esa infección se produjo en pocas horas y nadie la vio”, lamentó.

(Fuente: El Patagonico.)

Comentarios

comentarios