Operativo por trata de personas en viviendas y locales nocturnos

El local nocturno “Bombay” fue inspeccionado durante el operativo

La Justicia Federal ordenó allanamientos en dos domicilios particulares y en un pool. Para la Policía, la totalidad de diligencias arrojó resultados altamente positivos, incautándose elementos de interés para la causa que se investiga. Hubo cuatro demorados.

La División Trata de Personas de la Policía Provincial llevó a cabo tres allanamientos en simultáneo en distintos domicilios de esta capital, en el marco de una investigación por el presunto delito de trata de personas.
Las autoridades del Juzgado Federal de Río Gallegos ordenaron los operativos que se llevaron a cabo en la madrugada de ayer, uno de ellos en la calle Caseros al 800, otro en Ramón y Cajal al 1500 y el restante en la intersección de las calles Mariano Moreno y Darwin, donde funciona el local nocturno “Bombay”.
Las fuentes policiales indicaron que en el comercio se encontraron con una mujer y un hombre, quienes cumplían el rol de administradores, como también seis mujeres presuntamente víctimas de explotación sexual, todas mayores de edad y de nacionalidades argentina, paraguaya y dominicana, quienes luego de ser entrevistadas por una profesional en asistencia social se retiraron por sus propios medios.
Asimismo se procedió a la requisa de dos rodados marca Chevrolet Cruce y Volkswagen Gol, cuando ambos se encontraban frente al domicilio en Ramón y Cajal al 1500.
Se resaltó desde la Policía que la totalidad de diligencias arrojó resultados altamente positivos, incautándose elementos de interés para la causa. De esta manera, conforme a directivas del Juzgado Federal interviniente, cuatro personas mayores (dos hombres y dos mujeres) fijaron domicilio a disposición de la Justicia y recuperaron su libertad.
Durante el procedimiento, los efectivos de la División Trata obtuvieron la colaboración de sus pares de las divisiones Fuerzas Especiales, Narcocriminalidad, Delitos Complejos y de las comisarías Segunda y Cuarta, contando también con la supervisión del director de Investigaciones y el superintendente de Seguridad.

(Fuente: La Opinión Austral.)

Comentarios

comentarios