Los Centros de Combatientes de Malvinas de Ushuaia y Rio Grande rechazaron en Diputados, acuerdo con Inglaterra

Participación de Combatientes en la Com de Relaciones Exteriores de la Cámara de Dip (1)

Los centros de Combatientes de Malvinas de Ushuaia y Río Grande, expusieron este martes en la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados de la Nación, elevando su rechazo al “COMUNICADO CONJUNTO” del pasado martes 13 de septiembre, entre la Cancillería Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña, donde se “acordaron” establecer e institucionalizar mecanismos de dialogo “para abordar la relación bilateral a futuro” y además “trabajar en conjunto para identificar áreas nuevas de colaboración”; sin que en ningún lugar del mismo figure el reclamo del Poder Ejecutivo Nacional, para que Inglaterra acepte poner en marcha un proceso de negociación que desemboque en la devolución soberana de las Islas Malvinas. Al término del encuentro las autoridades de ambos centros acordaron articular una serie de acciones conjuntas tanto para llevar el tema a las Universidades Publicas de Tierra del Fuego, encarar una agenda conjunta a través de ambos municipios y desarrollar una serie de actividades para todo el 2017, en el marco de los 35 años de la guerra del atlántico sur de 1982.

Convocados por los miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara de Diputados de la Nación que preside María Elisa Evelina “Lilita” Carrió, el Presidente del Centro de Ex Combatientes de Malvinas en Ushuaia, Walter Batista y su par del Centro de Veteranos de Guerra Malvinas Argentinas de Río Grande, Roma Alancay, plantearon en coincidencia, la oposición a que la Argentina ponga en marcha acuerdos de carácter comercial y político sobre Malvinas y el Atlántico Sur, sin que se avance en un proceso de negociación que desemboque en la desocupación total y definitiva de nuestras Islas Malvinas usurpadas por Inglaterra desde el 6 de enero de 1833.

Abriendo la exposición de los fueguinos, Batista criticó el sostenimiento de la situación del estado colonial británico en las islas al que calificó de “un cáncer en pleno siglo XXI”, por parte de una nación que mientras “dicen ser los custodios de las decisiones que marcarán el destino del mundo”, hace 50 años que “no acata, desoye, desobedece, las resoluciones y recomendaciones de las Naciones Unidas, para que por medio del diálogo resolvamos la cuestión de la soberanía de las islas Malvinas”.

“Son 184 años de usurpación, y 50 años de desoír lo que el mundo le está diciendo, hablen por la soberanía, dialoguen por la cuestión Malvinas”, dijo el Veterano. Quien pidió claridad a las autoridades nacionales y al pueblo argentino, “porque para el resto de las naciones esto es claro”, que “quien no quiere diálogo, quien quiere aprovechar esta coyuntura y tomar como rehenes a los malvinenses y poner a los argentinos en el papel de villanos victimarios es el Reino Unido”.

Batista dijo también esperar que se entienda “que el único escollo” que impide la integración definitiva de las islas “es la negativa del reino unido a cumplir con la Resolución de la ONU 2065. Entiendan que no podemos aceptar dialogo de comercio, vuelos, y otras áreas, sin dialogar primero por la soberanía. Acordemos, discutamos, razonemos las alternativas posibles, pero siempre con el diálogo de la soberanía en la mesa”, reforzó el Veterano.

Al cierre de su alocución Batista expresó que el mayor enemigo del País, es Inglaterra “quien a tan solo ocho años de haber firmado un acuerdo de amistad eterna con la republica argentina, nos roba un pedazo de nuestra tierra en 1833, rompiendo el acuerdo de 1825” y de ahí en más “transgrediendo todas las normas internacionales”. Por lo que solicitó a la Cámara de Diputados “la revisión de todos los acuerdos firmados con Inglaterra” y además “articular las medidas necesarias para que todo el pueblo de la Nación argentina desde la escuela primaria sepa como aquel 25 de mayo de que se trata”.

Por su parte, Roma Alancay planteó en un documento de ocho puntos que quedó incorporado por Secretaría, se “exija y garantice que cualquier negociación que se ponga en marcha entre la República Argentina y el Reino Unido, sea en el marco del cumplimiento efectivo de la Resolución 2065 de la Asamblea General de Naciones Unidas, del 16 de diciembre de 1965, donde se “reconoció la existencia de una disputa de soberanía entre el Reino Unido y la Argentina en torno a las Islas Malvinas”; se invitó“a las partes a resolver sin demora la disputa de soberanía teniendo en cuenta los intereses de los habitantes de las islas”, y ordenando que se inicien “las negociaciones para la transferencia de soberanía de las islas”.

 

Incorporado por Secretaría, el documento solicita “se rechace e impida”; a) que se lleve adelante una nueva política de cielos abiertos en materia de transporte aerocomercial desde terceros países hacia Malvinas -sin control del Estado y menos con autorización del Poder Ejecutivo Nacional-, para que los isleños y británicos implantados, entren y salgan a su antojo de nuestro territorio, en su inocultable decisión de cortar todo vínculo con el Pueblo Argentino”; b) que el Poder Ejecutivo Nacional autorice o lleve adelante negociaciones y o concesiones en materia de explotación hidrocárburifera, minera, turística y científica conjunta en el archipiélago malvinero, en la plataforma continental Argentina, en el Atlántico Sur y en el Sector Antártico Argentino; c) que el Poder Ejecutivo Nacional avance con medidas que vayan en contra del fallo dictado el 25 de junio de 2015, por la jueza federal de la ciudad de Río Grande, Dra Lilian Herráez de Andino; cuando ordenó embargos por un total de 156,4 millones de dólares secuestró barcos y otros bienes; a nueve petroleras de Gran Bretaña y de Estados Unidos, dado que ninguna de ellas contaba con autorización, concesión o permiso alguno otorgado por la autoridad competente argentina, para operar en el área malvinera.

En materia parlamentaria, el titular del Centro de Veteranos de Río Grande, pidió que “se impulse la creación de nuevos organismos en el ámbito de la Cámara de Diputados y Senadores, para elevar a su máximo nivel de tratamiento y competencia parlamentaria, todos los temas ligados al reclamo y a la defensa inclaudicable de nuestra soberanía sobre Malvinas, el Atlántico Sur y el Continente Antártico; y en igual sentido, como lo había requerido el año pasado “se impulse la creación de una Secretaria en el ámbito del Juzgado Federal de Primera Instancia con asiento en la ciudad de Río Grande, que entienda y tenga competencia exclusiva sobre todas aquellas cuestiones ligadas al reclamo soberano de Malvinas y a la defensa sobre los derechos argentinos en el Atlántico Sur”.

Roma Alancay pidió por último, “se ordene y organice el traslado de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto a la Provincia de Tierra del Fuego, para que en el marco del trigésimo quinto aniversario de la Guerra de Malvinas -2 de abril de 2017-, esta sesione en la CARPA DE LA DIGNIDAD que este Centro de Veteranos monta todos los años, en la costa atlántica, en el marco de la Vigilia; y se ponga en marcha “UN PROCESO DE ANÁLISIS, TRATAMIENTO sobre las implicancias generadas por los ACUERDOS DE MADRID I y II de Octubre de 1989 y Marzo de 1990 –respectivamente- y su posterior DEROGACIÓN, como todos aquellos vigentes desde 1825 (inclusive este firmado el 2 de febrero de ese mismo año), violados sistemáticamente por el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, a partir de la invasión e ilegal apropiación de las Islas Malvinas el 3 de enero de 1833”.

De la Reunión de Comisión que abrió a las 16 con la exposición de expertos en la materia y se extendió hasta las 20, participaron además los Combatientes de Malvinas Horacio Chávez y Daniel Guzmán, y los Diputados Nacionales por Tierra del Fuego, Ana Luz Carol, Martín Pérez y Oscar Martínez.

Comentarios

comentarios