6 de cada 10 víctimas de violencia son mujeres de entre 18 y 39 años

violencia de genero

El 58% de las víctimas de violencia familiar son mujeres entre los 18 y 39 años. En tanto, el 12% son hombres de todas las edades. Esta cifra resulta de los casos atendidos por la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia en 2015. En Río Gallegos creció el número de casos atendidos en un 28,5%.

El segmento de mujeres de entre 30 y 39 años es el más afectado por hechos de violencia familiar, según datos de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, a cargo de la ministra Elena Highton de Nolasco.
Durante 2015, de un total de 11.348 casos atendidos por los equipos interdisciplinarios, este grupo etario de mujeres representó el 28%; mientras que los restantes grupos etarios arrojaron los siguientes porcentajes: mujeres de 22 a 29 años (23%), de 40 a 49 años (17%), de 50 a 59 años (7%), mujeres jóvenes de 18 a 21 años (7%), mujeres mayores de 60 a 74 años (1%) y niñas de 15 a 17 años (1%). En relación a los varones, el grupo etario de 30 a 39 años representó el 4%, varones de 40 a 49 años (3%), varones de 22 a 19 años (2%) y de 50 a 59 años (2%) y varones mayores de 60 a 74 años (1%).
El 90% de esta población (mujeres afectadas de 30 a 39 años) tiene hijos y un 5% se encontraba embarazada al momento de realizar la presentación ante la Oficina.

Vínculo, tipo de violencia y riesgo

Del análisis de los datos elaborados por la Oficina, se desprende que más de la mitad de las afectadas tenía un vínculo de pareja con el agresor, un 22% convivía con la persona agresora, en el 15% de los casos las personas agresoras eran sus cónyuges y el 51% eran ex parejas.
En relación al tipo de violencia ejercida, se registró violencia psicológica en el 28% de los casos, violencia física (20%), simbólica (19%), ambiental (12%), económica (11%), social (7%) y sexual (3%). En cuanto al nivel de riesgo, la distribución fue la siguiente, riesgo medio (32%), riesgo alto (26%), moderado (23%), bajo (11%) y altísimo (6%). Sólo el 2% de los casos se definió sin riesgo.

Situación socioeconómica

El 40% de este grupo de mujeres afectadas correspondió a un nivel socioeconómico medio-bajo, nivel medio (29%), bajo (15%) y carenciado (5%). El nivel medio alto representó el 11% de los casos.
En relación a su situación laboral, se registró que la mayoría (70%) contaba con actividad laboral remunerada; el 13% se encontraba desocupado; mientras que el 11% de los casos trabajaba como ama de casa sin remuneración. El resto tenía otra realidad (6%). El 30% de las mujeres dijo recibir un plan social.
Las mujeres afectadas por hechos de violencia que cohabitaban con la persona agresora representaron el 33% de los casos. En la mayoría, el tiempo de maltrato medido en cantidad de años, está comprendido entre uno y 15 años. Entre los datos que indican una mayor vulnerabilidad surgió que el 39% eran migrantes.

Datos y frecuencia

La frecuencia de los episodios de violencia se dio de manera semanal (36%), diario (22%), esporádico (21%), mensual y quincenal (8%). Sólo un 3% de las afectadas denunció haber sufrido el primer episodio de violencia; en el restante 2% de los casos no se determinó la frecuencia.
En un 37% de los casos, las afectadas dijeron que la violencia se había extendido al grupo familiar.
El 36% de las mujeres sufrió amenazas de muerte por parte de la persona agresora y el 11% de estos casos, denunció la presencia de armas blancas o de fuego.
Según lo manifestado por las afectadas, el principal desencadenante de la violencia estuvo asociado al consumo de alcohol y sustancias psicoactivas (41%) y a la celotipia de la persona agresora (30%).
Más de la mitad de las mujeres afectadas manifestó haber concurrido a la Oficina de Violencia Doméstica, porque se sentía en una “situación límite” (53%) y haber experimentado “más miedo que el habitual” (55%).

Trabajo ininterrumpido

La Oficina de Violencia Doméstica ha cumplido en el mes de septiembre, ocho años de trabajo ininterrumpido con el objeto de racionalizar los recursos del Poder Judicial, y asegurar el acceso a Justicia de las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad.
La elaboración de estadísticas es parte de las obligaciones conferidas a la Oficina (Acordada 39/2006) a fin de conocer y colaborar con el diseño de políticas públicas.

En Río Gallegos

La Oficina de Violencia Doméstica de Río Gallegos, que depende del Superior Tribunal de Justicia de la provincia, publicó los datos estadísticos comparativos entre el 1° de diciembre y el 31 de mayo de 2014/2015 versus 2015/2016.
De acuerdo a lo publicado, el número de personas atendidas creció de un año al otro un 28,13%, al pasar de 455 a 583 la cantidad de casos atendidos y consultas realizadas.
Pero en casos concretos el alza fue del 28,49%, lo que implicó un centenar de víctimas más de un año al otro. Entre diciembre y mayo de este año se atendieron 460 casos, contra 358 que requirieron la intervención de la OVD en el mismo período, un año atrás.
En tanto, de 72 consultas informativas el período anterior, se registraron ahora 90 consultas y las extrajurisdicionales crecieron de 25 a 33.

(Fuente: La Opinión Austral.)

Comentarios

comentarios