Cómo evitar los accidentes más comunes en las fiestas

accidentes

Quemaduras, intoxicaciones y atragantamientos son algunos de los accidentes más comunes en niños y adultos en época de fiestas, por lo que especialistas recomendaron a la población tomar ciertos recaudos para que los festejos no se opaquen por situaciones que pueden evitarse.

“En cuanto a las intoxicaciones, es importante cuidar que no queden restos de alcohol en los vasos para que no los tomen los niños, ya que aún un poco de alcohol puede ocasionarles consecuencias graves si consideramos la pequeña superficie que tienen sus cuerpos”, explicó a Télam Fabián Gelpi, instructor de Reanimación Cardiopulmonar (RCP) de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA).

Gelpi agregó que además, como son épocas de mucho calor, se pueden desarrollar microorganismos productores de intoxicaciones alimentarias, por lo que “es importante no dejar alimentos al calor del ambiente, no romper la cadena de frío de las comidas, evitar la contaminación cruzada de alimentos y guardar adecuadamente las sobras”.

“Para evitar que los niños se atraganten es también fundamental no dejar a su alcance frutas pequeñas como maníes, almendras o pasas de uva, ya que pueden obstruir sus vías aéreas. En esos casos, si el niño puede toser no hay que intervenir, pero si no pudiera hacerlo hay que llamar al sistema de emergencias médicas”, apuntó.

Mientras se espera la llegada de Emergencias el adulto puede proceder de varias formas, dependiendo de la edad del niño: si es mayor de un año debe colocarse por detrás y rodearlo con sus brazos a la altura de la panza y luego comprimir hacia adentro y arriba hasta que elimine el cuerpo extraño.

En menores de un año se debe colocar al bebé sobre el antebrazo, boca abajo, con la cola más alta que la cabeza y golpearlo cinco veces con la base de la palma de su mano a la altura de los omóplatos, en la parte alta de la espalda.

“Si esa maniobra no fuera efectiva, dé vuelta al bebé y comprima con dos dedos en la mitad del esternón, a la altura de las tetillas. Alterne golpes y compresiones hasta que sean efectivas”, detalló el especialista, quien completó que a veces el atragantamiento está relacionado con las piezas chicas de algunos juguetes, por lo que “hay que estar atentos a los regalos”.

Otra de las lesiones frecuentes en las fiestas son las quemaduras, que pueden evitarse si no se usa pirotecnia.

“En caso de querer utilizarla, hay que fijarse que esté legalmente permitida y que se haga bajo supervisión de un adulto, porque el uso inadecuado por parte de menores de fuegos artificiales puede provocar no sólo quemaduras sino otras lesiones de gravedad”, remarcó.

Gelpi precisó que ante una quemadura debe colocarse abundante agua sobre la lesión y no colocar productos hogareños como dentífrico o cremas.

“Si la lesión involucrara los ojos, también lave con abundante agua y espere la asistencia del sistema de emergencias”, completó.

Pedro Bilyk, miembro del Centro de Excelencia para la Atención de Quemaduras del Hospital Alemán, coincidió y detalló a Télam que cuando una quemadura es superficial sólo se destruyen las capas epidérmicas, que se regeneran en un plazo de 7 a 12 días, pero que si es profunda no hay posibilidad de recuperación espontánea.

“En las quemaduras superficiales en general no quedan secuelas como cicatrices o alteraciones visibles, pero en las profundas, que son producidas por agentes agresivos de gran intensidad como el fuego directo o inflamables, la destrucción de la piel es total”, apuntó.

Ante una lesión de ese tipo, Bilyk recomendó aplicar agua fría o hielo, proteger la zona con una gasa para evitar infecciones y en caso de formarse ampollas no reventarlas.

“Si todos los recaudos y la prevención fallan lo que queda es saber primeros auxilios, porque si nos pasa algo a nosotros o a alguien de la familia, el primero que puede auxiliarnos es el que tenemos cerca”, remarcó Gelpi.

El especialista en RCP enfatizó que los primeros auxilios permiten saber cómo actuar ante enfermedades de aparición súbita y lesiones en los primeros minutos, hasta la llegada de la ayuda profesional.

“Es de suma importancia saber asistir en estos casos, por eso desde la FCA se brindan cursos todos los meses que duran una sola jornada y son sumamente necesarios”, concluyó.

(Fuente: Télam.)

Comentarios

comentarios