Aduaneros endurecen paro ante fallido intento de negociación con el gobierno

paro aduanero

No se va a dejar pasar a nadie, salvo las excepcionalidades de las que se ha hablado como son las razones humanitarias. Se acabó la ventana para los camiones, no hay más tránsito de buses, se acabó todo”. De esta forma el presidente regional de la Asociación Nacional de Funcionarios de Aduanas (Anfach), Claudio Alvaradejo Ojeda, refrendó la radicalización del paro adoptado ayer por el gremio, en rechazo a la postura del gobierno de no flexibilizar criterios ante las demandas de modernización de la entidad y el aumento en la dotación de la planta aduanera.

Con nueve días paralizados, los pasos fronterizos sólo han dado cuenta hasta ahora de algunas ventanas de flexibilización, en espera de que se acoja la exigencia del gremio de llegar a una dotación final en un horizonte al año 2020 igual o superior a 1.000 funcionarios para su ingreso. No obstante el gobierno descartó dialogar y no ha subido el umbral propuesto, que es de 250 funcionarios.

Al respecto, Alvaradejo enfatizó que “la cosa es así de simple, vamos a mantener nuestra última ventana de atención hasta las 21 horas de hoy (ayer) y luego dejamos de atender la frontera hasta que el conflicto termine. Y eso es en respuesta a la soberbia del subsecretario de Hacienda y a la ineficiencia de este gobierno de llegar a un acuerdo con sus trabajadores”.

A su vez, el presidente gremial clarificó que la visión desde la autoridad es diametralmente distinta a los planteamientos de los aduaneros. “El subsecretario insiste en que depongamos el paro, para recién sentarnos a conversar. Le hemos dicho que hemos estado conversando largos años con ellos y que no lo vamos a hacer ahora hasta que haya una propuesta seria y razonable”.

Efecto inmediato

El abrupto cambio no sólo altera la dinámica que se estaba tomando en cuanto a dejar pasar rodados en ventanas de atención de 60 minutos por cada tres horas, sino que deja en la incertidumbre total a los cientos de camioneros que nuevamente quedarán parados en los pasos fronterizos.

Ya en el caso de los salmoneros el golpe fue inmediato, puesto que contaban con la autorización de tránsito de 5 camiones al norte del país. No obstante, según indicó el presidente regional de la Asociación de Salmonicultores, Drago Covacich, ayer se les informó que no despacharan los rodados debido a que no pasarían por la frontera. “Son aproximadamente 100 toneladas en total, tenemos otros 4 (camiones) cargados. No podemos traer contenedores para hacer más despachos (ventas); esto con respecto a Nova Austral. En el caso de Salmones Magallanes de Natales, su producción de fresco -200 toneladas semanales- las debe congelar, generando un menor valor de 250/300 mil dólares, además de no cumplir con sus clientes y perder el retorno inmediato de los pagos; al congelar se atrasan los retornos en 30 a 40 días”.

Buses

A la preocupación existente en el sector salmonero, de transportistas y Zona Franca, se suman las principales empresas de buses que transitan desde Punta Arenas al norte de nuestro país y especialmente al país vecino, con foco en Río Gallegos y Río Grande.

Desde buses El Pingüino, que viaja desde Punta Arenas a Río Gallegos, Argentina (a las 12 horas) y viceversa (desde las 13 horas), indicaron que desde el comienzo del paro debieron postergar sus viajes y sólo pudieron reanudar uno de ellos con cierta normalidad este martes, con un total cercano a 30 pasajeros que iban hacia lado argentino y similar cantidad desde el país vecino hacia nuestra región.

No obstante haber retomado las actividades la empresa optó por cancelar la salida de este miércoles, en espera de que la situación en frontera se normalice; misma medida que podría adoptar hoy de no cambiar las condiciones.

En Buses Pacheco el escenario era diferente hasta ayer. La jefa de operaciones Claudia Molina señaló que desde el lunes la empresa retomó el itinerario hacia Río Grande, en Argentina, con tres salidas totalizando más de 60 pasajeros. “Ya estamos vendiendo en forma normal, pero la gente aún es cautelosa, porque tienen temor de esperar en la frontera”, precisó antes de conocerse el vuelco en las flexibilizaciones otorgadas por Aduana.

Por su parte el jefe de la agencia Cruz del Sur de Punta Arenas, Iván Rodríguez planteó que desde el inicio del paro debieron postergar dos viajes en día martes y jueves, en el trayecto que comúnmente se realiza hacia la Región de Los Lagos. “Nosotros tenemos viajes regulares los martes, jueves y sábado y desde que empezó este tema no hemos tenido grandes problemas. Hemos corrido los pasajes para otros días y devuelto un porcentaje mínimo de ellos. Lógicamente los pasajeros tienen conciencia del paro de aduana, así que por eso mismo, no es una responsabilidad de la empresa”.

Desde su rol en ventas de pasajes para la agencia de buses Barría & Ghisoni, Carolina Rivas explicó cómo ha enfrentado la empresa esta difícil situación, considerando la importancia de los viajes a Río Gallegos. “Sin duda nos afectó a todos, no pudimos vender más en la semana, pero quedamos con la gente que estaba retenida así que cambiamos los pasajes y se liberaron para cuando el pasajero pueda viajar. Ahora hemos podido salir normal, este jueves esperamos una salida de 30 pasajeros y para el viernes no se sabe, ya que está viendo día a día”, explicó.

A fojas cero

A contar de hoy entonces, tras el fallido acercamiento entre el gobierno y los aduaneros, Alvaradejo sentenció diciendo que “volvemos a fojas cero, no entra ni sale nada de la región. De hecho hoy (ayer) a las 12 horas se dejó de atender en el puerto porque también habíamos abierto alguna ventana para mercancías en especial como alimentos, por ejemplo, pero se acabó todo”.

(Fuente: La Prensa Austral.)

Comentarios

comentarios