El INTA avanza con el proyecto de creación de un Observatorio de Clima

inta observatorio patagonico

Autoridades del INTA visitaron la Estación Experimental Agropecuaria Santa Cruz a fin de poner en marcha la construcción de un Observatorio de Clima, Sequía y Erosión en la Patagonia Austral. El proyecto contempla la inversión de más de cinco millones de pesos que serán destinados a la construcción de un laboratorio con equipamiento de última generación para el seguimiento de variables clave para la sustentabilidad en Santa Cruz y Tierra del Fuego.

En la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) Santa Cruz se reunieron el Secretario Legal y Técnico del INTA, Ing. Eduardo Quargnolo; el Gerente de Infraestructura del INTA, Arq. Osvaldo Espina y el Director de la Estación, Dr. José Luis Riedel, quienes ultimaron detalles para la puesta en marcha de la iniciativa. Con el fin avanzar en la implementación del proyecto las autoridades del INTA se reunieron con los referentes de los distintos grupos de trabajo y, posteriormente, recorrieron el predio y evaluaron el lugar en el que se construirá el nuevo edificio.

Quargnolo informó que “la construcción del observatorio forma parte de una política estratégica de la Institución asociada a conocer sobre el cambio climático y el impacto que puede tener sobre los ambientes naturales, fundamentalmente los más frágiles, como los patagónicos”. En este sentido destacó que “conocer los datos climáticos, sobre erosión y sequía nos permitirá conocer qué implica y cuál es su impacto sobre la calidad de vida y la economía de la región”.

“El proyecto cuenta con el financiamiento de la fundación ArgenINTA, que se ha puesto a disposición de la EEA Santa Cruz para que brinde respuestas y soluciones a la sociedad en su conjunto, y se ha motorizado gracias a las gestiones del presidente del INTA, el Ing. Francisco Anglesio”, destacó Quargnolo.

El Secretario Legal y Técnico agregó que “a partir de la puesta en marcha de esta infraestructura y equipamiento se promoverán alianzas estratégicas e interacciones con otras instituciones del ámbito nacional e internacional”.

Por su parte, el Director de la EEA Santa Cruz, Dr. José Luis Riedel, destacó que “con la puesta en marcha del laboratorio se contará con información que permitirá avanzar en hacer más sustentables los sistemas de producción”.

Riedel destacó que “el proyecto se impulsa con el objetivo de potenciar la actividad de la institución en un área clave y sensible para la producción y el medio ambiente”. “Este proyecto viene a incorporar información, generada con equipamiento de última generación, que servirá de soporte a la toma de decisiones a nivel predial, regional e institucional”, agregó.

Las obras

El laboratorio que se construirá en Río Gallegos tendrá una superficie de más de 150 metros cuadrados y estará dedicado generar información basada en datos meteorológicos, climáticos y ambientales, con el fin de monitorear el impacto del cambio climático sobre diferentes variables que afectan el territorio de Santa Cruz, Patagonia y la zona marítima, hasta un área cercana a las islas Malvinas. El equipamiento incluye seis estaciones meteorológicas NIMBUS, de fabricación nacional desarrolladas por el INTA y la UTN, para brindar datos en tiempo real. Estos equipos reforzarán los que actualmente funcionan en Santa Cruz y Tierra del Fuego, facilitando el desarrollo de modelos de cambio climático.

Otros equipos portátiles (túnel de viento, simulador de lluvia, evaluador de fotosíntesis y un radiómetro multiespectral) permitirán la simulación de los efectos de las sequías y la erosión, sobre el ambiente, reforzando la información que se obtiene de la red de MARAS.

Desde la Fundación ArgenINTA destacan “los registros climáticos y los modelos globales de clima, serán de utilidad también en la evaluación de efectos sobre las Islas Malvinas y las Islas del Atlántico Sur, cumpliendo un rol institucional desde el punto de vista geopolítico”.

El proyecto, estratégico para el INTA, se fundamenta en que “el clima es un aspecto central en los sistemas productivos de la Patagonia”. “La desertificación ha sido un área de trabajo constante en los últimos 25 años de trabajo de la EEA Santa Cruz”, expresan.

Además de la vasta trayectoria desarrollada en este campo, es uno de los temas estratégicos para los próximos años, ya que “el cambio climático mundial augura además un panorama de creciente complejidad para la Patagonia centro-norte, con sequía y un aumento de la frecuencia de eventos extremos”.

El laboratorio del INTA Santa Cruz “suministrará datos esenciales en situaciones de crisis” y “permitirá potenciar el trabajo del INTA en el área de observación meteorológica, análisis de patrones climáticos y de las consecuencias de la sequía en la vegetación y suelos”.

Todas las actividades se desarrollarán en forma conjunta con el Instituto Nacional de Clima y Agua del INTA Castelar, y cuentan con el aporte de la Fundación ArgenINTA, una organización que “contribuye al desarrollo de la investigación, a la articulación entre el sistema científico y tecnológico a la promoción de acciones dirigidas al mejoramiento de la Vida Rural”.

Comentarios

comentarios