Varios detenidos tras picadas ilegales en Caleta Olivia

picadas-caleta

Una mamá alertò que su hijo y amigos fueron a hacer picadas clandestinas en las afueras de Caleta. Todo terminó con una batida policial entre la ruta 3, la costa y el campo.

Cómo en una escena sacada de Rápidos y Furiosos, pero en un ambiente más campestre, casi una decena de autos que estaban corriendo “picadas” clandestinas intentaron escapar de la Policía. Fue en la madrugada del jueves.

Las peligrosas carreras de autos particulares se estaban practicando en una “recta” cercana al camping de Adosac. Había entre ocho y diez vehículos participando. Cuando llegó hasta la zona, el personal de Tránsito y la Policía, se armó el desbarajuste total con persecuciones.

En realidad, los automovilistas hubieran seguido con esas peligrosas carreras si la Policía no se hubiese enterado de las mismas. Pero fue una mujer, mamà de uno de los corredores, quien alertó a una comisaría. Es que ella alegó que estaba preocupada porque su hijo le comentó que iba a participar de esas carreras ilegales, y ella le previno que no lo hiciera, que se acordara lo que ocurrió con dos jóvenes caletenses, recientemente, en Comodoro Rivadavia, que murieron tras accidentarse durante una picada en una avenida.

Pero el hijo no le dio importancia a las reconvenciones de su madre y salió hacia allí. Entonces, la mujer avisó a la policía y a Tránsito de lo que iba a cometerse, y que para más datos podrían conseguir en el facebook que organizaba este tipo de eventos “deportivos”.

Los policías investigaron esa cuenta de facebook y corroboraron el lugar y pusieron en alerta al Comando Radioeléctrico y varias seccionales, así como también al personal de Tránsito comunal.

En un operativo importante, fueron hasta la zona, en una recta de muy poco uso que hay cerca del mencionado camping, a menos de diez kilómetros al sur de la ciudad.

Entonces, los patrulleros y los autos de trànsito llegaron al lugar, y los automovilistas actuaron casi de la misma forma que los personajes de la saga cinematográfica de “Ràpidos y Furiosos”, queriendo escapar de la Policía. Hubo una persecución masiva entre autos policiales hacia los particulares. Algunos se desviaron de los caminos y se metieron por descampados, zonas baldías, esquivando los patrulleros, haciendo caso omiso a la voz de alto. Todo esto sucedìa en la madrugada.

Incluso al menos dos vehículos que buscaban fugarse entre los espacios que dejaban los patrulleros estuvieron a punto de colisionar contra los policías. Los admiradores de Vin Diesel y del desaparecido Paul Walker, no se amilanaron ante la presencia de los uniformados y algunos hasta emprendieron el juego peligroso que consiste en competir en el manejo por zonas peligrosas y a toda velocidad.

Al final, los policías tras una cacería motorizada lograron interceptar a cinco autos: un Gol (color rojo), otro Gol (color negro), un Golf, un Peugeot 307 (color gris) y un VW (color blanco).

Pidieron a los conductores que se bajasen de los rodados. De esa manera quedaron detenidos 6 personas, entre las cuales había un chico menor de edad.

En cuanto a los autos que huyeron a campo traviesa, de algunos no se supo más nada, pero de otros se observó que se metieron dentro del predio del camping de ADOSAC. Al parecer el concesionario había dejado las puertas abiertas y por eso pudieron llegar al interior.

Como es un lugar privado, los policías quedaron afuera esperando a que salgan los infractores por sus propios medios. Pasaron varias horas, hasta la luz del día, y nada pudieron hacer los agentes del orden que quedaron allí de consigna hasta que se hizo el cambio de turno. Mientras los automovilistas quedaron dentro del camping, refugiados.

En cuanto a los “corredores” demorados en la comisaría Tercera, todos quedaron en libertad. La Justicia provincial les hizo fijar domicilio, en tanto que los autos quedaron secuestrados en forma preventiva.

La Vanguardia del Sur

Comentarios

comentarios