Comunicado – Sitraic

El ajuste de los k y peralta se expresa en la desocupación.

La desocupación en la provincia de Santa Cruz vuelve a ser uno de los principales problemas para los trabajadores de nuestra provincia, como en las peores épocas de la crisis de 2001/02.

Los conflictos protagonizados por desocupados de la construcción en el último tiempo son expresión de esto, ante obras públicas que, pese a los anuncios, están lejos de concretarse.

Los gobiernos nacional, provincial y de los distintos municipios prometen, pero lejos están de cumplir. Goméz Bull realizó su campaña con las represas sobre el río Santa Cruz como caballito de batalla, él ya es diputado y tiene su jubilación de privilegio asegurada, pero de los 6900 puestos de trabajo prometidos, nada… lo mismo con los “históricos” acuerdos que Cristina firmó con China.

Los urgentes planes de vivienda que necesitan miles de santacruceños brillan por su ausencia, mientras Peralta defiende la ley de entrega petrolera, quiere entregar la caja de previsión y coquetea con la ampliación de la ley de lemas, da la espalda a las necesidades populares, situación que también se expresa en la pésima situación en que se encuentran las escuelas y los edificios públicos en general.

Por su parte, desde los municipios de Caleta y Truncado, solo atinan a decir que se trata de reclamos “políticos”, despreciando la organización desde las bases y mostrándose incapaces para resolver esta grave situación.

Los trabajadores de la construcción se ponen de pié ante esta situación desesperante, como se ve en las repetidas protestas encabezadas por el SITRAIC, que se ha convertido en un canal de organización y lucha para cientos de precarizados y desocupados en la provincia.

Reafirmamos nuestro apoyo a la lucha de SITRAIC y a la de todos los que luchan contra la desocupación y el ajuste.

Exigimos:

-Plan de viviendas para generar trabajo y solucionar la crisis habitacional.

-Construcción de 50 edificios escolares en la provincia y refacción de los existentes.

-Prohibición de despidos, reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario.

-Que la Campora explique que pasa con las represas.

-Libertad y democracia sindical, basta de patotas y persecución por parte de la burocracia y el gobierno a la organización de los trabajadores.

 

Comentarios

comentarios