El Aeroclub Río Gallegos celebra sus 75 años

Falistocco_en_una_pata

Elpasado 4 de abril el aeroclub de la ciudad de Río Gallegos celebró sus 75 años de vida. Si bien no se oficializó ningún acto, tanto la comisión directiva como los socios, se encuentran abocados a un gran evento para este importante aniversario.
En este sentido Fernando Sánchez, presidente de la institución, dijo sentirse orgulloso de ser quién dirige el aeroclub pero es consciente que sin la ayuda de la comisión y de cada uno de los pilotos nada podría ser posible. “Hoy pasamos por momentos difícil teniendo en cuenta el alto costo del combustible, y mucho más del costo del dólar, ya que para el mantenimiento de las aeronaves los repuestos y suministros están cotizados en esa moneda, lo que dificulta aún más la situación”. Sin embargo “existe un enorme grupo de gente que día a día le pone las ganas y el corazón para sacar el aeroclub adelante”.
Más adelante Sánchez quiso destacar que el aeroclub cuenta con la escuela de vuelo y muchas veces “se la consideró como una institución cerrada, pero nada más lejos de la realidad que esto, tenemos mucha gente que viene a interiorizarse para realizar el curso de piloto privado y ve que es accesible, solo queda ponerle ganas y animarse a experimentar esta hermosa experiencia como lo es el vuelo”, destacó.

Importante evento
Con respecto al aniversario en sí Sánchez adelantó que se encuentran preparando una importante actividad en la que abrirán las puertas de las instalaciones a todos los vecinos de Río Gallegos y, por qué no de la provincia. En este sentido adelantó que los días 31 de mayo y 1ro de Junio va a haber una importante movida en la que se realizará una jornada de puertas abiertas, con un encuentro de aeroclubes de la región. “Estamos preparando una sorpresa para esos días, un evento pocas veces visto y que quien quiera acercarse podrá disfrutarlo”, mencionó al tiempo que dijo, “ya tenemos confirmada la presencia de la Escuadrilla Argentina de Acrobacia Aérea, un show de carácter internacional que ponemos al alcance de todos”. En este sentido Sánchez destacó la importancia del aporte que puedan llegar a brindar los estamentos gubernamentales, municipales y los privados, “toda colaboración por más mínima que parezca nos va a ayudar a que este espectáculo llegue sin inconvenientes a los ojos de los santacruceños”.
“Tenemos problemas, no estamos lejos de la realidad del país, el combustible no abunda y se hace difícil poder tener a los tres aviones volando, pero somos conscientes que ante esta situación debemos salir adelante y mostrarle a la sociedad lo que el aeroclub tiene para ofrecerles”, finalizó el presidente e instructor de la institución.

Historia
En el año 1929; recorre los pueblos Santacruceños de, Puerto Deseado,  San Julián, Santa Cruz y Río Gallegos; Don Rufino Luro Cambaceres, en su carácter de piloto inspector de la recientemente creada compañía “Aeroposta Argentina Sociedad Anónima”.
El objetivo de su recorrida, es establecer el lugar apropiado en cada localidad, para la construcción de un Aeródromo, con su respectivo Hangar; e interesar a las autoridades locales de los beneficios que la futura línea, aérea y postal, traería para el desarrollo de las comunidades allí establecidas. Habiendo sido autorizado su funcionamiento, por decreto del Poder Ejecutivo Nacional, según consta en el expediente N° 119386-1929; citado en el considerando del expediente N° 97122-1930, del Ministerio de Agricultura de la Nación.
El lugar escogido en Río Gallegos, es un predio de 100 hectáreas; ubicado entre los lotes 22-24-25y26, del trazado de chacras del pueblo de aquel momento. Como consta en la resolución 1°, inciso B; del expediente antes citado.
En el invierno de 1929, ya estaba en construcción el Hangar. El campo de propiedad fiscal en ese entonces, fue nivelado y alambrado por Aeroposta Argentina S.A., y las construcciones hechas fueron las siguientes: un Hangar Thyssen de 26 x 30 metros. Casa de madera para reparo de los pasajeros y personal, galpón para guardar el combustible, y una estación de T.S.F.
Aeroposta Argentina S.A. ya había consolidado los servicios aeropostales hacia Asunción del Paraguay, en 1928; y hacia Santiago de Chile en 1929. Restaba entonces el tramo más ambicioso que se había fijado la dirección de la empresa, la línea sur.
Establecido el emplazamiento del Hangar y pista. Solo restaba la inauguración oficial. El tramo Bahía Blanca a Comodoro Rivadavia fue inaugurado el 1º de Noviembre de 1929; la inauguración del punto terminal, Río Gallegos, se realiza el 31 de Marzo de 1930.
Luego de pasar por las escalas establecidas de la línea, en nuestra provincia; Puerto Deseado, San Julián y Santa Cruz. Arriban a Río Gallegos, a las 14.20 horas, del día antes mencionado. El pueblo en masa, confundido con las autoridades, se dio cita en el Aeródromo para brindarles una calurosa bienvenida.
El primer avión en llegar es el Laté 28, un monomotor con capacidad para 2 tripulantes y 8 pasajeros, tenía una velocidad de crucero de 200 kms/h y fue el primer avión que venía provisto con un baño; cuya matrícula fue, R-Nº305. Piloteado por Antoine de Saint-Exupéry, autor de: “El Principito”, “Vuelo Nocturno”, entre otras famosas novelas; lo acompañaron Eliseo Negrin, copiloto; Alejandro Collenot, mecánico.
En calidad de pasajeros vinieron los directores fundadores de la empresa; el francés Marcel Builloux-Lafont, presidente;  y el Argentino Vicente Almandos Almonacid, director gerente. Este último, héroe de la primera guerra mundial, donde se había alistado peleando para Francia, como voluntario en la Legión Extranjera, siendo el Argentino más condecorado, y habiendo terminado con el grado de Capitán, único extranjero con mando de una escuadrilla Francesa, creada por él, la N°29.
Los restantes pasajeros fueron; el ingenieroJulien Pranvielle; el ingeniero Armando Ulled; el Vizconde Jacques de Lalot; y el periodista de Buenos Aires, Enrique Gutiérrez, del diario “La Razón”.
Poco después arriba Rufino Luro Cambaceres, piloteando un avión Laté 25, un monomotor de ala parasol con capacidad para 4 pasajeros y una velocidad de crucero de 170 kms/h; matricula N° 643, trayendo 500 piezas postales.
Quedo así establecido un nuevo medio de transporte, más rápido y eficaz; con el cual termina una época de aislamiento, para las poblaciones del sur. La comunicación que entre Buenos Aires y Río Gallegos, antes demandaba una demora de 12 días por vapor; los transportes de la Armada tenían una frecuencia de uno por mes, a partir de ese momento quedaría establecida en el día. Debido a que un avión de estos que saliera a las 3 hs. desde Río Gallegos, llegaba a la ciudad de Buenos Aires a la 20 hs. es decir que demoraba 17 hs. Comparece con las 3 hs. que hoy utiliza el mismo medio con las nuevas máquinas.
La permanente evolución de las líneas aéreas; hizo que aquel primitivo Hangar, con su aeródromo, quedara obsoleto para la atención de las nuevas aeronaves. Por lo que se hizo necesario ubicarlo en un lugar más apropiado.
El posterior crecimiento poblacional demando nuevas tierras, para los nuevos habitantes. Así se hizo necesario desmantelar aquellas instalaciones, construidos por Aeroposta Argentina S.A., para albergar o los nuevos Santacruceños.
Con la excepción del construido en Río Gallegos; que siguió prestando servicios a la incipiente actividad privada. Sobretodo a partir de 1939, fecha de la fundación del Aeroclub Río Gallegos. Quien solicita, del gobierno provincial, se le permita el uso de las instalaciones.
Actualmente es el único Hangar que se conserva en la provincia de los construidos por Aeroposta Argentina S.A.,  y uno de los pocos en el país, que tanto sirvieron en la época muy bien denominada “Aviación Heroica”.

Comentarios

comentarios