Ministerio de Salud brinda recomendaciones para las vacaciones

playa vacaciones descanso cuidados

Disfrutemos de nuestras vacaciones, que bien ganadas las tenemos. En este sentido la subsecretaría de Salud Colectiva, dependiente de la cartera e salud provincial da a conocer algunos consejos a tener en cuenta para que el disfrute de las mismas sea total y gratificante.

Cuando nos exponemos al sol

Debemos extremar las medidas preventivas para disfrutar del sol sin el riesgo de padecer problemas de salud. En los últimos años, se han incrementado los comportamientos de riesgo frente a la exposición solar, por el concepto erróneo que estar bronceado es sinónimo de belleza, bienestar y aspecto saludable.

Si bien la acción del sol es beneficiosa dado que permite la absorción de vitaminas y minerales como el calcio y el fósforo –indispensables para los huesos-, además del bienestar y la vitalidad que aporta, es importante recomendar a la población en general tener en cuenta ciertos aspectos:

Evitar exponerse al sol entre las 10 y 16 horas, dado que la radiación solar es muy intensa.

Buscar lugares a la sombra.

Cubrirse el cuerpo con ropa de color claro.

Utilizar sombreros y anteojos de sol.

Utilizar protector solar de al menos 20 FPS (Factor de Protección Solar), incluso los días nublados.

Los bebés menores de 1 año deben evitar completamente la exposición al sol.

Cuando disfrutamos del medio ambiente

En paisajes con fauna silvestre, los animales resultan ser portadores de distintas enfermedades que, ante una picadura o mordida pueden ser transmisibles a seres humanos. Po eso es importante ser precavidos.

Algunos ejemplos de enfermedades que pueden transmitirse al hombre por estas causas son: la rabia de los murciélagos –recuerde que no muerde si no se los molesta-; la psitacosis de los loros; la triquinosis de animales salvajes; la pese bubónica de las ratas; la hidatidosis y las producidas por picaduras de insectos (abejas, alacranes, etc.).

Por eso se recomienda que ante un accidente de estas características se debe recurrir a los Centros Asistenciales a fin que el paciente sea evaluado por un profesional para que se le realicen las medidas de atención y prevención que el caso requiera.

 

Cuando conducimos vehículos

Los problemas de tránsito y los accidentes derivados de los primeros, se han convertido en cuestiones comunes que cotidianamente siguen concitando la atención pública. En estos últimos años ha crecido sustancialmente el parque automotor, tanto en los centros urbanos como en las rutas del país, una situación que derivó en dificultades de circulación y lo más preocupante, en el número de accidentes fatales.

Según estadísticas oficiales, una cantidad importante de personas mueren como consecuencia de accidentes de tránsito, más que por enfermedades graves o hechos delictivos. Una de las causas más evidentes de los accidentes es la violación de las normas de tránsito y, en particular de los límites de velocidad. Esto sucede no en forma esporádica, sino sistemática.

La circulación a altas velocidades o la falta de respeto por las luces de tránsito son prácticas habituales. La superación de los límites de velocidad es también común en las tutas. La responsabilidad de estos hechos recae principalmente en los conductores irresponsables: sean menores –muchas veces con la complicidad de sus padres- o mayores sin el carnet habilitante, personas alcoholizadas o conductores que al volante no reconocen en forma consciente el riesgo.

Conducir un automóvil es conducir un arma y, como las armas precisamente, no deben ser manejadas por inexpertos, por personas que adolecen de seguridad o por inescrupulosos. Las armas matan a otros y nos matan. En un accidente de tránsito matamos a otros y nos matamos.

Recuerde:

  • Utilicen el cinturón de seguridad todos los ocupantes del vehículo.
  • Ubicar a los niños en los asientos traseros, asegurando su confort y estabilidad.
  • No consumir alcohol ni psicofármacos.
  • Estar atentos y descansados.
  • Abandonar la ruta ante el menor síntoma de sueño.
  • Chequear que el vehículo esté en condiciones antes de emprender un viaje.
  • No utilizar el teléfono celular al conducir.
  • Respetar las indicaciones de tránsito.
  • Respetar los límites de velocidad.

Comentarios

comentarios