Comunidad chilena homenajeó al Padre Juan

CONSULADO CHILENO-HOMENAJE AL PADRE JUAN - 014

En la misa dominical de la Iglesia San José Obrero, la comunidad chilena rindió homenaje al padre Juan Barrio. En una plaqueta que fue descubierta en el templo, se destaca la labor de este hombre misionero, que por más de 46 años dedicó su vida a los vecinos de la ciudad de Río Gallegos, especialmente a los más necesitados, entre ellos a la comunidad chilena residente.

El homenaje estuvo encabezado por el cónsul chileno Jorge Salinas Paredes, integrantes de la Asociación Estrellas Australes y por miembros de esta comunidad tan integrada al quehacer social de nuestra ciudad.

En la oportunidad, se entregó al administrador parroquial de San José Obrero, padre Miguel Ángel Robledo, un diploma en el que se destaca el mérito en el exterior de este sacerdote que dejó un importante legado en distintos puntos de esta capital. El mismo será colocado en un museo que se prepara con todos los objetos, plaquetas, recordatorios y diplomas que recibió el padre Juan durante su vida.

Salinas Paredes comentó que “estamos felices  de poder rendirle un homenaje póstumo al padre Juan Barrio por la labor pastoral y social que desarrolló durante 46 años en Río Gallegos. Particularmente, le rendimos homenaje por la dedicación y preocupación que tuvo por la comunidad chilena que llegó por décadas a esta tierra. Su misión y su obra la podemos apreciar caminado por las calles, los barrios, las iglesias, las escuelas. Como Nación cristiana, Juan es un hijo de Dios que se convirtió en padre de todos los chilenos. Así quedó demostrado en la emoción de todos los fieles que participaron de esta celebración. Casó, bautizó y despidió a muchos de los integrantes de nuestra comunidad”, dijo.

El cónsul se refirió a la consigna del Papa Francisco, cuando destaca cómo deben ser los sacerdotes de hoy en día. “El padre Juan fue un fiel testimonio de lo que se reclama. Fue una obra de Dios que nos dejó enseñanzas y tenemos que seguir sus pasos, no abandonar las labores que dejó inconclusas con su partida. Toda su obra es por el bien de todos nuestros hermanos, de la gente más desvalida, de la periferia, que tanto cariño y amor le tuvieron”, señaló.

Finalmente, la autoridad chilena comentó que “hicimos entrega de un certificado firmado por las máximas autoridades del Gobierno, en el que el Subsecretario de Relaciones Exteriores de la República de Chile, confirió el diploma al mérito en el exterior al padre Juan Barrio”.

En tanto, en la placa recordatoria se rinde un homenaje, que quedó colocado en el hall de entrada de la parroquia, para ser compartida con los vecinos de este sector de la ciudad. Como chilenos sentimos el deber de agradecerle públicamente por su misión. Él no fue excluyente, quería a los chilenos y gozaba con nuestras tradiciones y costumbres. Lo hacía como cualquier ciudadano chileno, era español, pero vivía como un chileno más”, finalizó.

Comentarios

comentarios