“Huellas para no olvidar” en el Senado Nacional

Freddy Martínez con miembros de la AMIA, DAIA, Seminario Rabínico y Museo del Holocausto

Con la presencia de las autoridades de diversas organizaciones  judías argentinas, AMIA, DAIA, Seminario Rabínico y Museo del Holocausto, se presentó hoy en el Senado de la Nación el Proyecto “Huellas para no olvidar”, una iniciativa que tiene como propósito mantener vivo la memoria del holocausto como una forma de prevenir la reiteración de lo que fue uno de los hechos más trágicos de la historia de la humanidad.

El mencionado proyecto  consiste en la exhibición itinerante de una placa de re y bronce con la forma de la estrella de David con la huellas palmares de un sobreviviente del holocausto junto con la de sus descendientes, acompañada con una lámina con un breve texto explicativo de lo que fue la Shoah, su significado y un relato de  la historia personal del sobreviviente.

En representación del Senado de la Nación habló frente a las autoridades mencionadas y el numerosos público reunido el Legislador por Santa Cruz Alfredo “Freddy” Martínez quien afirmó: “La memoria de lo que fue el Holocausto no alcanza para describir ni medir el significado de la tragedia que representa su nombre.

Digo esto porque la sombra negra de la Shoah no es solo la atrocidad y el martirio por el que transitó el pueblo judío, sino que su presencia en nuestra historia  proyecta sobre la humanidad entera  un mensaje cargado de significados, tanto para nosotros como para las generaciones futuras. Por eso, si su evocación es solo histórica, una referencia del pasado, entonces estamos vaciando su enorme contenido, las enseñanzas que tanto padecimiento nos ha legado.

El Holocausto es el ejemplo máximo de lo que significa el racismo, el odio, la impunidad, la segregación, la amnesia, la complicidad, el olvido y la muerte. No es solo la parte más trágica de la historia del pueblo judío, él es el símbolo inequívoco de nuestra propia tragedia, de nuestro fracaso como humanidad. Su nombre es un reflexión permanente y obligada para que esa sombra de espanto que su nombre proyecta sobre todos vosotros no regrese jamás a ser una realidad sobre la faz de la tierra.”

Creo firmemente que debemos recordar siempre, pero recordar con una memoria activa, porque ello conlleva no solo el compromiso sino también una forma de honrar la vida”.

Comentarios

comentarios