Labado recordó a Evita.

Maria Ester Labado

La senadora nacional por el Frente para la Victoria Santacruceña destaca los valores que encarnó la abanderada de los humildes en otro aniversario de su fallecimiento, siendo siempre recordada por los descamisados.

“El ejemplo de Evita, su pasión por los desheredados, su energía para combatir las injusticias, la claridad con que apuntaló el liderazgo de Perón sin restringir en absoluto su vínculo con los ‘cabecitas negras’, todo ello la hace eterna. Al menos mientras haya iniquidades sociales en la Argentina. Cristina Kirchner asume ese legado de lucha y de trabajo por quienes son socialmente más vulnerables y entonces vemos en ella, y nos identificamos, como quien verdaderamente representa ese modo de comprometerse por los demás, que es lo que define al peronismo en lo esencial”, dijo hoy la senadora María Ester Labado, quien representa a la provincia de Santa Cruz en la Cámara Alta.

“Eva Perón está en la historia, y también en los hogares, porque su iconografía la encontramos en todas partes, y en ese sentido ella sigue viva en la memoria del pueblo. Esto lo tiene completamente incorporado Cristina y sin querer parecérsele ni competir con su figura, expresa plenamente su pasión por la justicia social”, agregó la legisladora patagónica.

“Las efemérides sirven para construir la memoria histórica. Al recordar otro aniversario de la muerte de Evita lo que hacemos es ayudarnos a entender nuestro pasado y todo lo que se estuvo librando a lo largo de la historia nacional. El peronismo irrumpió en la segunda mitad de los cuarenta, en el siglo pasado, para darle derechos a los trabajadores que entonces no tenían amplia cobertura y los sindicatos eran poco representativos porque muchas veces sólo incluían a los inmigrantes extranjeros. El movimiento que encarnó Perón les permitió adquirir ‘ciudadanía’ a todos, aún cuando este concepto se haya encontrado mucho después en el lenguaje político e institucional. Perón y Evita hicieron que los argentinos del interior, de la periferia de las grandes ciudades, del campo y de todos los oficios, se sintiesen parte y verdaderos protagonistas de un país con una gran perspectiva de equidad y de progreso”, explicó.

Labado concluyó su emocionada recordación de Evita diciendo “ella es un modelo que no ha envejecido, que está lozano, plenamente vigente, con toda su elegancia y su hermosura de mujer. Y que nos permitió a las mujeres sentirnos con los mismos derechos. Haber conquistado el voto femenino fue, en lo político-institucional, el equivalente de los derechos sociales en lo comunitario. Ella vive en la memoria del pueblo y esto, aunque parezca mentira, aún causa escozor en quienes pretenden recortarles beneficios al pueblo para acumular más riqueza e impedir las expresiones libres de la gente en lo político, en lo cultural y en lo social”.

Comentarios

comentarios